La Gran Represa del Renacimiento, la promesa de Etiopía

Por Elias Sebastian Bertolotto, miembro del Observatorio de Economia Politica Internacional.

En 2011, sobre el Río Nilo Azul, se comenzó la construcción de una represa en la en la región de Benishangul-Gumuzen, territorio etíope localizado a unos 40 km de Sudán. Dicha construcción, conocida por sus iniciales como GERD (Grand Ethiopian Renaissance Dam) puede ser la salvación a los tres principales problemas económicos y de infraestructura etíopes, pero tiene un costo: la posibilidad de conflicto con otros países ubicados sobre la rivera del Nilo.


La GERD ha sido y —a pesar de la pandemia mundial que vivimos— es uno de los tópicos más importantes que atraviesan a África actualmente. Su resolución puede servir de precedente para futuras negociaciones con respecto a los derechos de acceso al agua potable, electricidad y territorialidad. En esta nota, sin embargo, nos centraremos, principalmente, en las cuestiones económicas.

Antes que nada, recordemos dónde se encuentra Etiopía y qué busca lograr con la implementación de esta infraestructura. Etiopía se encuentra al sureste de Sudán y éste, a su vez, al sur de Egipto. Del territorio etíope nace una de las corrientes del Nilo que derivan en este último país. Generalmente, se tiene la noción del Río Nilo como parte de la cultura egipcia, sin embargo, aquí es solo donde termina el río, ya que recorre previamente otros 10 países. Podemos observar en éstos, entonces, una serie de desarrollos y elementos que derivan de la presencia del Nilo. El primero, es la soberanía sobre los recursos naturales derivados del acceso al agua potable y los ríos que fluyen por más de un territorio. Otro, es el desarrollo de la agricultura, del cual los países africanos dependen para alimentar a sus poblaciones cada vez más numerosas. Por último, la electricidad y las oportunidades económicas que generan estas afluentes. Por lo que podemos considerar al Río Nilo como un recurso estratégico, el cual proyecta soberanía y poder en la región. La relevancia del agua es muy grande, ya que es parte de la cultura de los países con grandes costos políticos. Por ejemplo, en Etiopía el encargado de las negociaciones con los países es el Ministro de Agua, irrigación y Energía.

En este contexto, Etiopía se posiciona como el país africano con la segunda mayor población (110 millones de habitantes), solo después de los casi 200 millones de Nigeria. Por este motivo, ha tenido que priorizar las necesidades demográficas por sobre todas las cosas. Esto implica tanto el consumo de agua potable y electricidad, como puestos de trabajo y, por ende, el desarrollo económico. A su vez, también está sufriendo un desbalance comercial de mayores importaciones por sobre exportaciones, logrando que cada vez posea menos capital monetario en moneda extranjera para pagar las deudas externas: “En 2019, Etiopía registró un déficit en su Balanza comercial de 11.889,4 millones de euros, un 15,7% de su PIB, superior al registrado en 2018, que fue de 10.670,1 millones de euros, el 16,97% del PIB.” (Expansión, 2019). Pero aquí entra en acción la Gran Represa del Renacimiento, ya que busca fortalecer la economía etíope y resolver sus mayores problemas. Esta obra de infraestructura que comenzó hace casi una década, y esta proyectada para comenzar a producir parcialmente en 2021 y estar completa para el 2023, cuesta un promedio de entre 4.000 y 6.000 millones de dólares. Etiopía está logrando solventar los gastos a través de bonos patrios, funcionarios y ciudadanos que donan sus sueldos y un préstamo de 1.400 millones de dólares por parte de China, pero sin recurrir a instituciones internacionales y financieros.

Un ejemplo de estos lo explican ingenieros de la construcción y consultoras de finanzas:

‘Semegnew Bekele, un ingeniero etíope en la construcción de la represa contó al The Guardian: “Gente ordinaria está construyendo un extraordinario proyecto”. Expertos en el desarrollo ahora muestran el caso de la represa como prueba de acercamiento para financiación de proyectos. “Aproximadamente $450 millones han sido recaudados de los mismos etíopes para ayudar a construir la represa y creo que el objetivo es probablemente un billón de dólares” dice Zemedeneh Negatu, gerente socio en Ernst & Young Ethiopia, una firma de consulta financiera.’ (Ighobor & Bafana, 2014).

Esto hace referencia a las donaciones por parte de los etíopes ante tan magnífica obra de construcción, que hasta no dudan en donaciones para mantener una independencia financiera y planificar un mejor desarrollo económico.


En lo que refiere a la represa, tiene el objetivo de ser capaz de potenciar 6.450 megavatios y almacenar 74.000 millones de metros cúbicos de agua cuando concluya su construcción. Esta será la única represa de su tipo y magnitud en toda África. Comparándola con nuestra represa de Yacyretá en el Paraná, la cual produjo en el 2016 un año récord de 21.630.000 MWh, la represa africana lograría 161.530.000 MWh en el año. Esto es posible gracias a sus 155 metros de altura y 1.800 metros de longitud, una obra de tamaños faraónicos. Esta producción de electricidad sería un aumento del 150% con respecto a la producción actual, por lo que resuelven la demanda energética y al exportar el excedente, resolviendo el desbalance financiero, pueden ir saldando la deuda externa:

“Gran Renacimiento Etíope permita no sólo expandir la cobertura eléctrica en el país –que actualmente es sólo del 45% de la población– sino incluso exportar electricidad a sus vecinos.” (Jordá, 2020).

Al mismo tiempo que se usan trabajadores etíopes para la construcción. Por último, la necesidad de agua potable se satisface gracias al almacenamiento en la represa, evitando también inundaciones hacia Sudán.

A raíz de las magnitudes de dicha construcción y en un recurso estratégico como el Nilo, vemos que habrá más de un interés en juego. Por lo que Etiopía se ha visto obligada a realizar negociaciones con sus países limítrofes.

Con respecto a Sudán, logró llegar a un acuerdo gracias a que le ofreció grandes rebajas al precio de electricidad en el momento que comience la producción de la represa. Simultáneamente, esta última ayuda a la contención de las inundaciones causadas por las lluvias. De esta forma, Sudán se vería beneficiada de la situación. Por lo que, el Primer Ministro sudanese, Abdullah Hamdok, ha hecho de mediador entre sus homólogos egipcio y etíope, para poder llegar a un acuerdo tripartito.

Egipto, en cambio, no se muestra dispuesto a negociar, ya que remarca su soberanía gracias a tratados firmados con el Reino Unido “The Agreement between Egypt and Anglo-Egyptian Sudan” (7 de mayo 1929), ratificado posteriormente con su contraparte sudanese en el “Agreement between the Republic of the Sudan and the United Arab Republic for the full utilization of the Nile waters signed at Cairo (8 de noviembre 1959). En dichos tratados, se le consideraba propietario de más de 50.000 millones de metros cúbicos de los 84.000 millones de la cuenca y poder de veto ante cualquier construcción que se hiciera. Además, el país de los faraones tiene una dependencia de 90% del Nilo, tanto para irrigación, como consumo, transporte, entre otros no está dispuesto a hacer concesiones. Inclusive, está dispuesto a usar la opción bélica en caso de que no se acepten sus demandas. A lo que el Primer Ministro y Premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed Ali, respondió que nada impedirá su construcción, “ni siquiera el coronavirus”.

Este panorama se da solo teniendo en consideración los actores regionales. Sin embargo, también las grandes potencias ya han interferido para respaldar sus intereses. Entre ellos, Estados Unidos, a quien Egipto acudió a una mediación de su soberanía adjudicada ante el Nilo. Mientras que China respalda la construcción de la represa, la cual ya tiene empresas trabajando en ella y con muchos intereses para que quede a un uso parcial o nulo. Egipto apela a instancias internacionales, mientras que Etiopía considera que es un asunto meramente regional.

Para concluir, podemos observar que estamos ante una situación que podría derivar en un resultado conflictivo. La Gran Represa puede ser el milagro que salve a un país, pero condene a otro. Por esto, es importante tener en cuenta los recursos estratégicos, sus respectivos soberanos y el uso de estos. A largo plazo, puede decantar en un desarrollo sostenible y regional, recuperación de la soberanía o conflicto armado a causa de necesidades demográficas e industriales.

Por un lado, Etiopía está ante una situación de desbalance económico, aumento demográfico drástico, necesidad de electricidad y capital, y en búsqueda de una independencia financiera que ya puesto en práctica formas de financiamiento inéditas hasta el momento. Por el otro lado, se encuentra Egipto, cuya propia identidad y subsistencia depende en gran medida del Río Nilo, cualquier persona que acepte una concesión sería una sentencia de muerte política, sin olvidar que toda su economía y mantenimiento de sus 100 millones de habitantes, casi la misma cantidad que el país etíope, depende del flujo constante del río.

El conflicto eclosionó al momento en que Egipto pasaba por una revolución en 2011, por lo que estaba distraída para oponerse, dejándole la delantera a otros países. Paralelamente, el Primer Ministro Etíope es el ganador del Premio Nobel de la Paz por poner fin a la guerra con Eritrea, por lo que tiene un reconocimiento y apoyo internacional, aunque ¿será suficiente?

Elías Sebastián Bertolotto

Miembro del Observatorio de Economía Internacional.

BIBLIOGRAFÍA

Por qué es polémica la Gran Represa del Renacimiento, el faraónico proyecto que se construye en el Nilo. (7 de noviembre 2019). Recuperado de https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-50317870

Zelalem, Z. (30 de mayo 2020). Ethiopia and Egypt are pushing each other to the brink in a battle for control on the river Nile. Recuperado de https://qz.com/africa/1862962/ethiopia-egypt-battle-for-river-nile-grand-dam-without-trump/

Hernández, H. (17 de enero 2020). La Gran Presa del Renacimiento Etíope entrará en funcionamiento en 2021. Recuperado de https://atalayar.com/content/la-gran-presa-del-renacimiento-et%C3%ADope-entrar%C3%A1-en-funcionamiento-en-2021

Jordá, C. (16 de febrero 2020). Gran Renacimiento Etíope: la enorme presa que Etiopía construye en el Nilo y ha creado una crisis con Egipto. Recuperado de https://www.libertaddigital.com/internacional/mundo/2020-02-16/gran-renacimiento-etiope-enorme-presa-etiopia-nilo-crisis-egipto-1276652424/

Cae la balanza comercial de Etiopía. (2019). Recuperado de https://datosmacro.expansion.com/comercio/balanza/etiopia

Etiopía: Economía y demografía. (s/f). Recuperado de https://datosmacro.expansion.com/paises/etiopia

Ighobor, K. & Bafana, B. (diciembre 2014).Financing Africa’s massive projects. Recuperado de https://www.un.org/africarenewal/magazine/december-2014/financing-africa%E2%80%99s-massive-projects

Food and Agriculture Organization of the United Nations. (12 de diciembre 1959). Cairo, Egipto: Recuperado de http://www.fao.org/3/w7414b/w7414b13.htm

  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro