De Kiev a la Casablanca: Ucrania entre Rusia, Europa y Estados Unidos

Por Federico Vidal Ochandio, Miembro del Observatorio de Politica Internacional del CEPI UBA.

Volodomir Zelensky y Donald Trump. (Fuente: Bloomberg)

Introducción

Ucrania es un país que en los últimos años se ha envuelto en grandes crisis tanto internas como internacionales. Su situación geográfica y geopolítica genera que sea influenciada por las grandes potencias, limitando con Rusia al este y la Unión Europea al oeste y el Mar Negro en el sur, demuestra que se encuentra en medio de un tironeo diario entre oriente y occidente, donde Estados Unidos también tiene un rol fundamental y una influencia enorme.


Ucrania en los últimos diez años ha cambiado estrepitosamente, sus líderes políticos se han visto ineficaces en resolver sus problemas internos y su sistema de partidos se resquebrajó por las grietas que se encuentran en su sociedad. Contando con un presidente depuesto por manifestaciones populares, otro que afrontó una guerra civil y uno que ganó una elección siendo un comediante y outsider de la política con una guerra civil todavía inconclusa.


Las potencias mundiales no se quedaron a mirar como una situación tan inestable como la ucraniana quede relegada a cuestiones internas. Ucrania vivía desde hacía meses una serie de protestas, llamadas “euromaidán”. Movimiento que buscaba una unión o acercamiento más acérrimo con la Unión Europea, luego de que el Presidente Víktor Yanukóvich optara por inclinarse a favor de Rusia. Estallando un conflicto social a gran escala nunca antes visto en el país. La capital, Kiev, estuvo sitiada por manifestaciones violentas durante meses que terminaron con Yanukovich escapando a Rusia.


Rusia, jugó un papel central en el desenvolvimiento del conflicto. Alentó la insurgencia civil en zonas donde el idioma ruso es más predominante. Apoyó la independencia de Crimea y la anexionó un día después como un nuevo territorio de su federación y auxilió a rebeldes de estados secesionistas en su guerra contra el estado nacional ucraniano.


La Unión Europea aplicó sanciones económicas a Rusia por su influencia en Ucrania. Estados Unidos apoyó incondicionalmente al nuevo gobierno ucraniano pro occidental, pero con Trump en la Casablanca y las elecciones no muy lejanas, influenció a un país soberano para que libere información del hijo de un contrincante, específicamente el hijo de Joe Biden, vicepresidente de Obama. Al hacerse pública la noticia le costó ser sometido a un proceso de juicio político por el Congreso de los Estados Unidos.


Los problemas de Ucrania no son solo suyos, su situación es un delicado juego de ajedrez donde los países más poderosos del mundo buscan ganar y derrotar a su contrincante en un espacio específico, Ucrania.

Un poco de historia

Desde noviembre del 2013 comenzaron las protestas del Euromaidán luego de que el presidente ucraniano Viktor Yanukovich descartara un acercamiento a la Unión Europea y decidiera seguir en la órbita rusa por el apoyo económico que Putin le ofrecería.


En febrero de 2014, luego de cuatro meses de violentas protestas donde murieron 98 personas y 15 mil resultaron heridas, los manifestantes proeuropeos junto con el congreso nacional ucraniano expulsaron al presidente Yanukovich, que escapó a Moscú. Las fuerzas especiales rusas respondieron apoderándose de la península ucraniana de Crimea días más tarde. Las autoridades regionales organizaron allí un referéndum apresurado e ilegítimo para unirse a Rusia, y en marzo de 2014, Rusia anexó formalmente Crimea, una medida que la mayoría del mundo denunció.


¿Porque Putin anexiona Crimea? Putin es consciente de que el flanco norte de la OTAN en el mar Báltico es mucho más potente que su equivalente en el sur, en el Mar Negro. Un movimiento ruso en los Estados Bálticos o en Polonia desencadenaría una respuesta por parte de la OTAN mucho más rápida que si Rusia avanza sobre Moldavia o Ucrania. Concentrando su poder en el Mar Negro como consecuencia al seguir una política exterior neozarista. (Kaplan. p,291. 2017)

Al mes siguiente, en abril, estalló la lucha en Donbas, la guerra civil ucraniana finalmente inició, una región separada en el este de Ucrania que limita con Rusia. Los llamados "separatistas", con la ayuda del liderazgo ruso, fondos, armas, municiones y, en algunos casos, unidades militares rusas regulares [voluntarios], declararon repúblicas populares en las provincias, conocidas como los oblasts, de Donetsk y Luhansk. A diferencia de Crimea, donde las unidades militares ucranianas permanecieron acuarteladas, en Donbas el ejército ucraniano se defendió.


Para agosto de 2014, luego de que las elecciones presidenciales hayan sido celebradas y el nuevo presidente electo Petro Poroshenko asumió el cargo, prometió la reunificación ucraniana mediante el poder militar si fuese necesario. Las fuerzas militares ucranianas retomaron la mayor parte de la región de los separatistas, lo que llevó al ejército ruso a intervenir directamente para prevenir la derrota. En septiembre de ese año, en la capital bielorrusa de Minsk, ambas partes acordaron un cese del fuego, pero no se mantuvo (Foreing Affairs, 2019).

Reacción y Respuesta Internacional

La Unión Europea

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea condenaron el referéndum celebrado en Crimea (Ucrania) por grupos partidarios de que la región pase a formar parte de Rusia. La UE no reconoce la anexión ilegal de Crimea e imponen sanciones a personas responsables en Rusia de atentar contra la integridad territorial de Ucrania. (Unión Europea, 2019)

Desde 2014, la anexión ilegal de Crimea y el conflicto en el este de Ucrania han afectado gravemente el diálogo político bilatera entre la UE y Rusia. Como resultado, algunos de los diálogos de políticas y mecanismos de cooperación están temporalmente congelados, y se han adoptado sanciones dirigidas a promover un cambio en las acciones de Rusia en Ucrania. (European Union External Action, 2016)


Desde entonces la unión ha enviado diferentes misiones, con el Acuerdo de Asociación UE-Ucrania (AA) que incluye un Área de Libre Comercio (ALC) firmado en 2014 y vigente desde 2017 después de ratificarse. El AA/ALC es un modelo de agenda de reformas de Ucrania iniciada, la cual se basa en valores compartidos y el compromiso de respetar los principios democráticos, el estado de derecho, la buena gobernanza, los derechos humanos y las libertades fundamentales.


El objetivo común es una mayor integración económica y asociación política entre Ucrania y la UE. Durante los cinco años transcurridos desde la Revolución de la Euromaidan, Ucrania ha tomado medidas esenciales para implementar reformas complejas. Esta asociación se basa en el principio de que mientras Ucrania siga reformándose a un nivel sin precedentes, la UE seguirá apoyándola. Desde 2014, esto ha significado fondos anuales de hasta €200 millones movilizados del Instrumento Europeo de Vecindad (ENI), para una economía más fuerte, una mejor gobernanza y una sociedad más fuerte en Ucrania. (European Union External Action, 2016)

Estados Unidos

La política de EE. UU. Se centra en apoyar a Ucrania frente a la continua agresión rusa a medida que avanza las reformas para fortalecer las instituciones democráticas, combatir la corrupción y promover condiciones para el crecimiento económico y la competencia. Estados Unidos no reconoce el intento de anexión de Crimea por parte de Rusia, y continúa buscando una solución diplomática al conflicto instigado por Rusia en el este de Ucrania. La Carta de los Estados Unidos y Ucrania sobre la Asociación Estratégica destaca la importancia de la relación bilateral y el compromiso continuo de los Estados Unidos para apoyar un mayor compromiso entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Ucrania. (U.S Department of State, 2019)

La OTAN

Una Ucrania soberana, independiente y estable, firmemente comprometida con la democracia y el estado de derecho, es clave para la seguridad euroatlántica. Desde 2014, a raíz del conflicto entre Rusia y Ucrania, la cooperación se ha intensificado en áreas críticas.


Desde el comienzo del conflicto entre Rusia y Ucrania, la OTAN ha adoptado una posición firme en pleno apoyo de la soberanía e integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas. Desde entonces se ha declarado reiteradamente que no se reconocerá, la "anexión" ilegal e ilegítima de Crimea por parte de Rusia en marzo de 2014. También se condena la desestabilización deliberada de Rusia del este de Ucrania causada por su intervención militar y el apoyo a los disidentes.


Los aliados decidieron suspender toda cooperación práctica civil y militar con Rusia, dejando abiertos los canales de comunicación políticos y militares. Desde entonces, los embajadores aliados reiteran la firme posición de la OTAN sobre la integridad territorial y la soberanía de Ucrania en las reuniones del Consejo OTAN-Rusia, que continúa reuniéndose periódicamente.


Paralelamente a su apoyo político a Ucrania, la OTAN ha intensificado significativamente su asistencia práctica a Ucrania. Inmediatamente después de la "anexión" ilegal e ilegítima de Crimea por parte de Rusia, los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN acordaron medidas para mejorar la capacidad de Ucrania de proporcionar su propia seguridad. También decidieron desarrollar aún más su apoyo práctico a Ucrania, basado en una mejora significativa de los programas de cooperación existentes, así como el desarrollo de nuevos programas sustanciales. (NATO, 2020)


¿Porque Ucrania no entra a la Unión Europea o a la OTAN?

Ucrania se ha mostrado pro occidental en los últimos años, pero hoy se le impide entrar a las instituciones occidentales como miembro pleno, según diferentes intelectuales esto se debe a que, “Occidente no deseaba ver a Ucrania unida a Rusia, pero que tampoco deseaba realmente que aquella formase parte de su sistema de alianzas”.


La burocracia de la Unión Europea en Bruselas no mostraba el menor entusiasmo por entrar en negociaciones con un país pobre e inestable con una población de cuarenta y cinco millones de habitantes. Ni tampoco deseaban Washington o Bruselas que Ucrania formase parte de la OTAN, porque eso daría lugar a una relación con Rusia irremediablemente imposible.


Rusia por su parte, no quería absorber totalmente a Ucrania, ni tampoco era partidaria de que esta se uniera a Occidente. Por tanto, era probable que en un futuro tanto Ucrania como Moldavia quedasen instituidos en estados parachoque, pues así servían a los propósitos de los dos lados. No se trataba de una conspiración, sino de una coincidencia de intereses. Naumescu dijo, “Occidente quizá integre a Ucrania y Moldavia en algunas de sus instituciones, pero no las admitirá como miembros de pleno derecho. Por otra parte, si Occidente rebasase los límites, Putin podría activar el separatismo de Gagauza en el sur de Moldavia e intensificar la crisis ucraniana. (Kaplan, p.292, 2017)


También se tiene en cuenta que Putin al ser ex espía de la antigua KGB soviética ve que el rol ruso en la actualidad y su importancia en la arena internacional debería ser como antaño, por lo tanto, se habla de que hay una clase de revanchismo ruso que intenta avanzar y no ceder en Europa del este. “Si Alemania y las potencias de la Unión Europea no logran resistir a la Rusia revanchista, si la Unión Europea se desmorona, los aliados del este y sus zonas de influencia vivirán momentos difíciles, puesto que no es probable que Estados Unidos ofrezca a sus aliados un respaldo equiparable al que les concedió en la Guerra Fría. Occidente estará muy lejos, Rusia de algún modo estará más cerca y tal vez Ucrania continúe siendo más importante en el drama europeo. (Kaplan, p.316, 2017)


La situación se ha vuelto tan compleja que incluso la religión se ha visto afectada de alguna manera, generándose una división entre las iglesias ortodoxas. La iglesia ortodoxa ucraniana formalmente se separó de la rusa en 2018, continuando un enfrentamiento político en el área del clero y de la fe.

El “Ucrania Gate”

El Ucrania Gate es a lo que se denomina el proceso que demostró que Trump utilizó sus poderes presidenciales para influenciar directamente a un Estado Soberano y al recién electo y nuevo presidente ucraniano Volodomir Zelensky a realizar actos que lo beneficien personalmente. Esto implicó que el gobierno ucraniano debió investigar al hijo de Joe Biden, vicepresidente de Obama y actual contrincante de Donald por la presidencia en las próximas elecciones, para poder conseguir un escándalo que dificulte a Biden a llegar a la sala oval de la Casa Blanca.


Trump, aprovechó la teoría de la conspiración de que el ex vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, ahora candidato a presidente, ayudó a despedir a un fiscal general ucraniano corrupto, no, como era el caso, para avanzar las políticas anticorrupción de Estados Unidos, sino para proteger a su hijo Hunter Biden. Hunter se unió al directorio de Burisma, la mayor compañía productora de gas de Ucrania, que estaba en ese momento bajo investigación por lavado de dinero. El resultado del pensamiento de Trump fue la suspensión de la ayuda militar estadounidense, que no podría haber sido más agradable para Moscú y más perjudicial para la reputación de Estados Unidos en la región. (Foreing Affairs, 2019)


Si el gobierno ucraniano realizaba dicho pedido, obtendrían la ayuda financiera de 500 millones de dólares para distintos proyectos de defensa. Cuando la prensa se hizo eco de lo que el gobierno ucraniano debía realizar el congreso estadounidense empezó con un proceso de impeachment y Trump liberó inmediatamente el dinero.


La líder de la cámara baja, Nancy Pelosi, demócrata, comenzó el 29 de septiembre de 2019 con un proceso de juicio político al Presidente de Estados Unidos, que luego de pasar por dicha cámara bajo una tendencia de demócratas vs republicanos llega a la cámara alta, que como los republicanos ostentan la mayoría, pudieron detener para el 5 de febrero de 2020. Pero la participación de los medios hizo que la ayuda económica a Ucrania llegué automáticamente y Trump se vio envuelto en otro escándalo.


El Conflicto HOY


El 20 de mayo de 2019, en Ucrania asume un nuevo presidente, Volodomir Zelensky. El cual es un outsider de la política ya que en realidad es un actor y comediante, ganando con el 73,22% de los votos. Mencionó que para resolver la cuestión del Donbass se debe discutir con Rusia, no Donetsk o Luhansk, y si algún día Ucrania desea recuperar Crimea primero el régimen ruso debería cambiar de gobernante. Esto deja en claro que sus relaciones con su vecino están bastantes ásperas, teniendo en cuenta que Estados Unidos lo apoya y presiona simultáneamente.


Por el otro lado, se suponía que el acuerdo de Minsk II, como se lo denominó, facilitaría un alto el fuego sostenido, la retirada de armas pesadas de la línea de contacto entre las dos partes y, eventualmente, el intercambio de prisioneros y las elecciones locales, entre otras medidas, para restaurar la normalidad. El acuerdo logró estabilizar la línea de contacto, pero el alto el fuego nunca se apoderó por completo y no se retiraron todas las armas pesadas.


Más de cinco años de conflicto han forjado un fuerte sentido de identidad nacional en Ucrania y han fortalecido el deseo de muchos ucranianos de integrarse plenamente en Europa. Las encuestas muestran que una pluralidad, ya veces incluso una mayoría, de ucranianos está a favor de unirse a la OTAN. (Foreing Affairs, 2019)


Hoy en día la guerra civil y la lucha continua, aunque el conflicto se ha calmado bastante, pero se ha cobrado hasta la fecha cerca de 13.000 vidas, incluidos soldados, miembros de unidades paramilitares y civiles. Alrededor de 2 millones se han convertido en refugiados y alrededor de cuatro millones de personas ahora están atrapadas en repúblicas separatistas no reconocidas, financiadas y respaldadas militar y políticamente por Rusia, pero apenas sobreviviendo económicamente.


Bibliografía

- A la sombra de Europa: Rumanía y el futuro del continente, Robert D. Kaplan, 2017, Malpaso Ediciones.


- North Atlantic Treaty Organization, (15 de mayo 2020) “Relations with Ukraine”. Recuperado de https://www.nato.int/cps/en/natolive/topics_37750.htm


- Steven Pifer, (21 de noviembre 2019), Foreing Affairs, How to End the War in Ukraine What an American-Led Peace Plan Should Look Like. Recuperado de

https://www.foreignaffairs.com/articles/ukraine/2019-11-21/how-end-war-ukraine


- By Serhii Plokhy and M. E. Sarotte, (febrero, 2020), Foreing Affairs, The Shoals of Ukraine, Where American Illusions and Great-Power Politics Collide. Recuperado de

https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2019-11-22/shoals-ukraine


- U.S. DEPARTMENT of STATE, (10 de octubre, 2019) U.S. Relations With Ukraine. Recuperado de https://www.state.gov/u-s-relations-with-ukraine/


- European Union External Action, (16 de mayo, 2016), Ukraine and the EU. Recuperado de https://eeas.europa.eu/regions/eastern-europe/1937/ukraine-and-eu_en


- European Union External Action, (25 de febrero, 2020) The European Union and the Russian Federation. Recuperado de https://eeas.europa.eu/regions/europe-and-central-asia/35939/european-union-and-russian-federation_en


- Unión Europea, (28 de febrero, 2019), La historia de la Unión Europea – 2014. Recuperado de

https://europa.eu/european-union/about-eu/history/2010-today/2014_es