Racismo y abuso de autoridad en Estados Unidos: El carácter estructural de las protestas

Por Lic. Agustina Alonso, miembro del Observatorio de Política Internacional.


El pasado 25 de mayo del 2020 un policía del barrio de Powderhorn, Minneapolis (Minnesota, Estados Unidos), asesinó brutalmente al afrodescendiente George Floyd luego de arrestarlo. Del estremecedor video de 9 minutos en el que el oficial Derek Chauvin mantiene su rodilla en el cuello de Floyd hasta asfixiarlo, podemos escuchar un insistente pedido por parte de la víctima que luego se transformó en consigna de lucha para una sociedad acostumbrada tanto al racismo como a la brutalidad policial.


Desde el eje de Política Exterior dentro del Observatorio de Política Internacional les traemos una breve cronología de los hechos y un análisis que nos invita a reflexionar sobre lo acontecido.


I can't breathe ("No puedo respirar")

Fuente: ABC News.

Clínicamente, George Floyd murió por asfixia debido a una prolongada falta de oxígeno. [1] El oficial Derek Chauvin sostuvo su rodilla en el cuello del detenido durante 8 minutos y 46 segundos a pesar de sus reiterados pedidos de auxilio por no poder respirar: “I can’t breathe”. La acusación para el arresto de Floyd fue haber intentado realizar una compra en un comercio cercano, Cup Foods, con un billete de 20 dólares -aparentemente- falso. George era cliente habitual de la tienda y lo conocían como alguien agradable que nunca causaba problemas, según le dijo a la cadena NBC el dueño de la tienda, Mike Abumayyaleh. El dueño no estaba trabajando el día que ocurrió el arresto y, al obtener el billete sospechoso, su empleado siguió el protocolo establecido ante estos casos: llamar al 911 y reportar el inconveniente.


La viralización mundial de los hechos gracias a lxs testigos presentes llevó a corroborar el verdadero motivo de la muerte de George Floyd: un asesinato. Resulta fundamental no ser ambiguxs en la información que se brinda sobre el caso, como así también en la difusión de los oficiales involucrados: Derek Chauvin, quien asfixió a Floyd, contaba con dieciocho quejas en su registro oficial, dos medidas disciplinarias, cartas oficiales por represión y estuvo involucrado en tres tiroteos con víctimas fatales. El 29 de mayo fue arrestado bajo el cargo de “homicidio involuntario”.


Tou Thao, Thomas Lane y J. Alexander Kueng, cómplices del hecho y presentes en el momento del crimen -el primero demandado en 2019 por brutalidad policial y los dos restantes sin cargos en sus registros- fueron despedidos y procesados, pero no inmediatamente sino una vez que el hecho cobró trascendencia.[2] Este dato no es menor: Tuvo que pasar más de una semana de notoriedad mundial e ira en las calles para que la justicia haga su trabajo. Debido a la indignación de la comunidad, desde el 26 de mayo en adelante, el lugar del hecho se convirtió en un monumento improvisado y se iniciaron una serie de manifestaciones que se multiplicaron a lo largo y a lo ancho del país.


¿Qué papel cumplió el Estado?


A nivel local, el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, dijo: “Ser negrx en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos, vimos a un oficial blanco presionar su rodilla contra el cuello de un hombre negro… Cuando escuchas a alguien pidiendo ayuda, se supone que debes ayudar. Este oficial falló en el sentido más básico y humano”.[3]


A nivel nacional, el presidente Donald Trump se manifestó -como suele hacerlo- mediante la red social Twitter, enviando sus condolencias a la familia y solicitando una investigación al FBI. Pero, respecto a las protestas, hizo hincapié en dos factores: ley y orden. Les comunicó a los gobernadores que no sean “débiles” frente a las mismas y mandó a utilizar las tropas de la Guardia Nacional en caso de ser necesario. El 27 de mayo volvió a twittear sobre las protestas llamando “matones” (thugs) a lxs manifestantes y lanzando una violenta advertencia: "...estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que eso suceda. Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le he dicho que los militares están con él todo el tiempo. Ante cualquier dificultad asumiremos el control, pero cuando empiece el saqueo, los disparos comenzarán...". [4] En consecuencia, sus palabras sólo intensificaron las manifestaciones.


No Justice, No Peace ("Sin justicia no habrá paz")

Fuente: Ricardo Arduengo.

Lo que observamos éstas últimas semanas es una explosión cíclica de un problema histórico. La sociedad estadounidense poscolonial se constituyó en términos raciales y binarios. Las pautas culturales, económicas y políticas se construyeron sobre este discernimiento de superioridad respecto de blancos sobre negros. Es un sistema cimentado sobre esa opresión. En la actualidad, si bien observamos ciertos progresos, todavía el racismo institucional está arraigado a las bases estructurales del país del norte.


Veamos algunos datos:

  • El índice de pobreza de la población afroamericana duplica a la de la población blanca. [5]

  • Unx de cada mil ciudadanxs negrxs muere en enfrentamientos con la policía. Esta probabilidad es tres veces mayor frente a las chances de lxs ciudadanxs blancxs de morir por este mismo motivo. [6]

  • Unx ciudadanx negrx en Estados Unidos tiene seis veces más posibilidades de ser encarceladx que unx ciudadanx blancx. Pese a ser el 13% de la población total, representan el 33% de la población carcelaria.[7] Esta estadística también sustenta el prejuicio instalado en esta sociedad de asociar el color de piel con los actos delictivos.

  • Solo el 22% de lxs jóvenes negrxs en edad universitaria se gradúan, comparado al 42% de lxs jóvenes blancxs. [8]

  • El índice de mortalidad en aquellos lugares donde la población es negra es 6 veces mayor que en aquellos donde la población es blanca. Este factor tiene en cuenta la distribución de trabajos esenciales y forzosos a los que acceden lxs afrodescendientes, las condiciones de hacinamiento, entre otros factores. [9]

  • La comunidad afrodescendiente es la más afectada por la pérdida de empleo en Estados Unidos [10] Según una encuesta [11], representan a la minoría con más preocupación sobre el futuro económico y laboral post pandemia, incluso por sobre lxs latinxs y el resto de lxs inmigrantes.

  • Respecto al accionar policial, apenas un 36% de la población negra confía en su policía local, comparado con el 77% de la población blanca. [12]

Más de cien ciudades dentro del país y muchos países alrededor del mundo se han sumado a las protestas en pedido de justicia por George Floyd. Las calles, que se encontraban desiertas por la epidemia de coronavirus, se llenaron de manifestantes marchando hombro con hombro. Justificadamente, el caso ha reavivado la ira arraigada por los asesinatos raciales como los de Michael Brown [13] y Eric Garner [14], entre otros que han impulsado el movimiento Black Lives Matter [15] ("Las vidas de los negros importan"). Estas manifestaciones comenzaron siendo pacíficas, pero luego desencadenaron en enfrentamientos policiales, incendios y toques de queda buscando impedirlas.


Cuando las protestas llegaron a la puerta de la Casa Blanca ocasionaron dos hechos históricos: un apagón total de las luces exteriores de la misma y el refugio de Donald Trump en un búnker subterráneo llevado adelante por el Servicio Secreto. En este escenario, el presidente se expresó -una vez más- en Twitter para señalar a lxs demócratas y acusarlxs de no ser lo suficientemente durxs con lxs manifestantes que usan la violencia como bandera: “¡Cruzar las líneas estatales para incitar a la violencia es un delito federal! Los gobernadores y alcaldes liberales deben ser más duros o el Gobierno intervendrá y hará lo que tenga que hacer, y eso incluye usar el poder ilimitado de nuestros militares”. [16]


Hay un detalle que -en este contexto y sobre lo antes expuesto- no podemos pasar por alto, y es que este año Donald Trump se juega su reelección. Este episodio -sumado a la cantidad exponencial de muertes por coronavirus en el país- sólo siembra incertidumbre sobre su previamente afianzada imagen positiva. El componente racial presente en su discurso cuenta una realidad demográfica irrevocable: el país es cada vez más diverso y menos WASP (Blanco, anglosajón y protestante por sus siglas en inglés). Esto refuerza, en muchos casos, una amenaza representada con consignas como “All Lives Matter” ("Todas las vidas importan") y conceptos discriminatorios como identidad blanca o marchas supremacistas. El principal opositor y candidato demócrata, Joe Biden, definió este momento como una crisis nacional [17] remarcando la falta de liderazgo en materia de racismo sistémico. Como podemos ver, desde el ámbito político, Estados Unidos alberga dos países en uno. No sólo representado en sus dos principales partidos políticos, republicanos y demócratas, sino en el progresismo actualmente minoritario de las grandes ciudades contra una mayoría silenciosa rural y conservadora.


Todo análisis sobre estas manifestaciones no puede estar exento de un planteo estructural. Empezando por Minneápolis, una de las ciudades con los peores índices de igualdad racial del país. Una familia afrodescendiente de esta ciudad gana sólo un 44% de lo que gana una familia blanca. Como resultado, muchas familias negras han sido efectivamente excluidas de la prosperidad que la abrumadora población blanca de la ciudad disfruta. Las raíces de estas disparidades son profundas, en la primera mitad del siglo XX -por ejemplo- las transacciones de bienes raíces en Minneapolis estaban sujetas sólo a familias blancas. [18]


Si bien las desigualdades en esta ciudad están profundamente marcadas, la identificación con el caso de George Floyd se diseminó rápidamente por las principales ciudades estadounidenses donde la discriminación racial se repite con mecanismos similares: violencia policial, acceso limitado a la vivienda, acceso limitado a la salud, acceso limitado a la educación, trabajos forzosos y mal remunerados y actos racistas. Las respuestas ante este aparato sostenido y organizado se materializaron en destrozos a monumentos simbólicos, incendios de patrullas policiales y vandalismo a comercios de alta gama.


Estas reacciones llevaron a medir con una doble vara las protestas acontecidas tras este hecho: enfrentar las manifestaciones pacíficas contra aquellas que no lo son. Validando el pedido de las primeras sobre el de las segundas y desviando el foco de interés ante tanta ira generalizada. El Partido Demócrata ha caído en esta trampa mostrando una desconexión profunda con los movimientos sociales que han surgido en el último tiempo. En vista de las próximas elecciones, sólo una mayor diversidad en su representación, en sus consignas y en sus principales exponentes podría dar como resultado un cambio significativo que se refleje en las urnas.


La reacción de miles de norteamericanxs es una sola, es contra la desigualdad, contra la falta de oportunidades, contra el odio racial y contra el incumplimiento de derechos básicos. No es terrorista, ni anárquica, ni antisistema como plantean quienes la desprestigian.


Finalmente, en este acto criminal cometido con odio observamos un mensaje de abuso de autoridad e impunidad: "Si no obedeces te puede pasar esto". Los sectores que pregonan la supremacía blanca norteamericana saben que cuentan con un presidente y un sistema que muy probablemente los absuelva y proteja. El asesinato de George Floyd no puede, ni debe, ser inspiración solamente de la lucha por los derechos de lxs afroamericanxs. Nos debe interpelar como parte de diferentes minorías y como seres humanos con derechos fundamentales que exigen cumplimiento. Porque como dice la consigna: If you are neutral in situations of injustice, you have chosen the side of the oppressor ("Si te mantienes neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor").

Fuente: Reuters.

Referencias Bibliográficas:


[1] BBC News (2020): George Floyd died of asphyxia, private post-mortem finds. https://www.bbc.com/news/world-us-canada-52885964 Acceso el 07/06/2020.


[2] Star Tribune (2020): What we know about Derek Chauvin and Tou Thao, two of the officers caught on tape in the death of George Floyd, https://www.startribune.com/what-we-know-about-derek-chauvin-and-tou-thao-two-of-the-officers-caught-on-tape-in-the-death-of-george-floyd/570777632/?refresh=true Acceso el 07/06/2020.


[3] The New York Times (2020): ’I Can’t Breathe’: 4 Minneapolis Officers Fired After Black Man Dies in Custody, https://www.nytimes.com/2020/05/26/us/minneapolis-police-man-died.html Acceso el 06/07/2020.



[4] Donald Trump’s Twitter Account (2020): Tweet sobre las protestas tras el asesinato de George Floyd: https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1266231100780744704 Acceso el 29/05/2020.


[5] Kaiser Family Foundation (2018): Poverty Rate by Race/Ethnicity, https://www.kff.org/other/state-indicator/poverty-rate-by-raceethnicity/?currentTimeframe=0&sortModel=%7B%22colId%22:%22Location%22,%22sort%22:%22asc%22%7D Acceso el 07/06/2020.


[6] Los Angeles Times (2020): Getting killed by police is leading cause of death for young black men in America, https://www.latimes.com/science/story/2019-08-15/police-shootings-are-a-leading-cause-of-death-for-black-men Acceso el 07/06/2020.


[7] Pew Research Center (2019): The gap between the number of blacks and whites in prison is shrinking, https://www.pewresearch.org/fact-tank/2019/04/30/shrinking-gap-between-number-of-blacks-and-whites-in-prison/ Acceso el 07/06/2020.


[8] Pacific Standard Magazine (2018): Four figures that explain racial inequality in America, https://psmag.com/economics/four-figures-that-explain-racial-inequality-in-america Acceso el 06/07/2020.


[9] The Washington Post (2020): The coronavirus is infecting and killing black Americans at an alarmingly high rate, https://www.washingtonpost.com/nation/2020/04/07/coronavirus-is-infecting-killing-black-americans-an-alarmingly-high-rate-post-analysis-shows/?arc404=true Acceso el 07/06/2020.


[10] Economic Policy Institute (2020): Black workers fase two of the most lethal preexisting conditions for coronavirus - racism and economic inequality, https://www.epi.org/publication/black-workers-covid/ Acceso el 08/06/2020.


[11] IPSOS (2020): Black Americans report more concerns about COVID impact, less trust in law enforcement, https://www.ipsos.com/en-us/news-polls/axios-ipsos-coronavirus-index?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=newsletter_axiosam&stream=top Acceso el 08/06/2020.


[12] Cenital (2020): No puedo respirar, https://www.cenital.com/no-puedo-respirar/ Acceso el 08/07/2020.


[13] AP News (2019): Timeline of events in shooting of Michael Brown in Ferguson, https://apnews.com/9aa32033692547699a3b61da8fd1fc62 Acceso el 07/06/2020.


[14] BBC News (2014): Eric Garner: la nueva muerte por violencia policial que conmociona Nueva York, https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/12/141203_eeuu_eric_garner_cargos_tsb Acceso el 07/06/2020.


[15] Black Lives Matter: https://blacklivesmatter.com/


[16] Donald Trump’s Twitter Account (2020): Tweet sobre las protestas tras el asesinato de George Floyd, https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1266796670609588225?ref_src=twsrc%5Etfw Acceso el 08/06/2020.


[17] The Guardian (2020): ´A national crisis´: how the killing of George Floyd is changing US politics, https://www.theguardian.com/us-news/2020/may/30/george-floyd-killing-us-politics-trump-biden Acceso el 08/06/2020.


[18] The Washington Post (2020): Racial inequality in Minneapolis is among the worst in the nation, https://www.washingtonpost.com/business/2020/05/30/minneapolis-racial-inequality/ Acceso el 08/06/2020.