El 24 de diciembre de 1866 se funda en Tennessee el Ku Klux Klan

Por Bautista Griffini, Miembro del Observatorio de Defensa y Seguridad



Fundado en 1866 entre amigos que buscaban diversión, el Ku Klux Klan (KKK) pronto se convirtió en la organización terrorista que canalizó el odio supremacista blanco en Estados Unidos. Su influencia política y social fue inapelable. Con miles de víctimas a cuestas, su huella sigue siendo palpable.

La historia del Ku Klux Klan ha estado marcada por los ascensos y descensos. La organización fue fundada en Pulaski, Tennessee, después de la Guerra Civil estadounidense por seis antiguos soldados confederados. Los seis jóvenes se veían a sí mismos como un círculo de amigos con ideas comunes, de ahí el nombre que eligieron: kuklux —una ligera deformación de kuklos, que en griego significa círculo— a lo que añadieron klan, porque todos eran descendientes de escoceses. Al principio se decía que sus actividades se especificaban a diversiones de medianoche: cabalgaban por los campos envueltos en sábanas blancas y con capuchas. Pero rápidamente el Klan creció hasta convertirse en una organización terrorista con presencia en varios estados y creada para atemorizar y asesinar a los esclavos emancipados.

Sus seguidores más incondicionales eran los propietarios de plantaciones para quienes la reconstrucción supuso un problema tanto económico como político. Los verdaderos objetivos del Ku Klux Klan eran los siguientes: mediante la fuerza y el terror, impedir toda acción política que esté en desacuerdo con las opiniones de sus miembros; privar a los ciudadanos negros del derecho de llevar armas y del derecho al voto; eliminar las escuelas en que se enseñe a los niños negros, y reducir a la población negra a una condición fuertemente similar a la de la esclavitud.

En un principio, el Klan llevó a cabo su trabajo a través de la divulgacion de ideas en panfletos, el linchamiento, el asesinato, la quema, la castración y otras formas de intimidación. Su objetivo eran los antiguos esclavos y cualquier blanco que apoyase el derecho de los negros a votar, adquirir tierras o acceder a una educación. Sin embargo, en apenas una década el Klan había sido parcialmente desactivado, en gran parte gracias a intervenciones legales y militares procedentes de Washington.

El Ku Klux Klan permaneció inactivo hasta 1915, cuando la película de D. W. Griffith, “El nacimiento de una nación” contribuyó a desencadenar su renacer. En los años 20, el Klan se había reactivado y aseguraba tener ocho millones de miembros. En esa época, el Klan no se hallaba localizado solo en el Sur, sino que se extendía por todo el país, y su objetivo incluía, además de los negros, a católicos, judíos, comunistas, unionistas, inmigrantes, agitadores y otros perturbadores del status quo.

Sin embargo, la Gran Depresión hizo estragos en la organización y significó el punto final de su mejor época. El KKK permaneció inactivo durante décadas y sólo regresó a la escena central a finales de los cincuenta en contra del movimiento por los derechos civiles. Sin embargo, los klanes de este periodo eran más bien un disperso conglomerado de pequeños grupos que actuaban por su cuenta y que manifestaban su rechazo al fin de la segregación con actos de terror que incluían bombas y asesinatos selectivos. A partir de la década de los setenta el Klan comenzó un paulatino declive que perdura hasta hoy.

Debilitado, el KKK está lejos de desaparecer. Todavía hay alrededor de cincuenta klanes activos con entre 5.000 y 8.000 miembros en total, la mayoría en los antiguos estados sureños confederados. Por todo ello, su herencia de rencor racial todavía sigue muy activa en la sociedad estadounidense. Los derivados del odio siguen candentes en un país que ya ha visto cómo el Ku Klux Klan ha renacido varias veces. Dar por terminada a esta organización sería tan imprudente como subestimar su legado.


Bibliografía:

  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro