Cuidado con lo que deseas

Por Ana Levintan alumna de la carrera de Ciencia Política, UBA Sociales



Fuente: Joss Barrat, Channel 4

17.410.742 por sobre 16.141.241. Estos son los números que arrojó el Referéndum del año 2016 sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, en donde se impuso el “leave”. El “Brexit”, a partir de allí, se constituyó como uno de los acontecimientos más relevantes de la política europea e internacional de los últimos años.


La película “Brexit: the Uncivil War” (2019) del director Toby Haynes, relata los meses previos al referéndum y el detrás de escena de las estrategias de las campañas enfrentadas, tanto por la salida como por la permanencia de uno de los mayores procesos de integración regional de la historia como lo es la Unión Europea.


Tras la catástrofe que dejó la Segunda Guerra Mundial, se impone la necesidad de una salida pacífica a las tensiones en la región que posibilite una rápida reconstrucción de las sociedades y economías europeas.


Será con la constitución de la Comunidad Económica del Carbón y el Acero (CECA) en el año 1951 cuando se darán los primeros pasos hacia una integración europea. Es en esta comunidad en donde se establece un mercado común sobre estas materias, que han sido objeto de disputas en el pasado por Alemania y Francia, que se unirán estos dos países junto a Bélgica, los Países Bajos, Italia y Luxemburgo[1].


Y a partir del año 1957, a través del Tratado de Roma, se constituye la Comunidad Económica Europea (CEE) con el objetivo de formar un mercado común por el cual los Estados pertenecientes coordinen mutuamente las políticas económicas del mismo, estrechando así aún más el lazo entre ellos[2]. Esta Comunidad se amplió por primera vez hacia el año 1973, con el ingreso de Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido.


En los años siguientes, se le irán sumando nuevos países con las caídas de regímenes autoritarios y la posterior disolución de la Unión Soviética. La integración, entonces, pasaría a abarcar otros aspectos además del económico, que se fueron afianzando con el Tratado de Maastricht o Tratado de la Unión Europea en el año 1992[3]. Hasta el Brexit, los países europeos que se habían unido bajo esta entidad llegaron a ser 28, con la última adhesión de Croacia en el año 2013[4].


“Gran Bretaña hace ruido. Lleva gruñendo algún tiempo”[5]. La película inicia con esta alusión de Dominic Cummings (uno de los estrategas políticos más relevantes de la campaña por el “leave”), interpretado por Benedict Cumberbatch.


Los primeros minutos arrancan haciendo referencia al resultado que terminaría llevando a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que no puede explicarse como algo azaroso, sino que, se venía gestando hacia el interior del Reino Unido desde el mismo momento en que este entró a la Comunidad Económica Europea en el año 1973.


Históricamente, el Reino Unido nunca estuvo seguro de que integrarse a una unión de países y supeditarse a instituciones supranacionales fuera una opción que le otorgase numerosos beneficios. Inicialmente, confió en esta integración por el enorme mercado que se le abriría para insertar sus productos manufacturados, con la ventaja de contar con menores barreras aduaneras y aranceles bajos[6].


Además, el tener que ceder soberanía siempre representó el límite que no estaba dispuesto a aceptar, lo que fue un obstáculo para múltiples negociaciones de adhesión a algunos de los tratados que la Unión Europea ha suscrito[7] (como por ejemplo el referido al establecimiento de una moneda común, el euro, al cual el Reino Unido se excluyó).


Este debate puede observarse en los numerosos videos que se proyectan en la película sobre el recorrido del Reino Unido respecto a la integración europea. Desde las primeras ideas incipientes tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial con Winston Churchill, su efectivo ingreso a la Comunidad Económica Europea (y posteriormente la Unión Europea) pasando por el “we want our money back” de Margaret Thatcher hacia fines de los 70’ y, luego, el trayecto que desembocó en la convocatoria al referéndum en el año 2015, la relación del Reino Unido con Europa siempre estuvo marcada por las discrepancias y desconfianza.


El detrás de escena del Brexit

Entender el Brexit implica tener en cuenta numerosas aristas, una de ellas es la campaña política y las estrategias que se diseñaron. Estas se asentaron sobre la base de la inconformidad de un gran número de votantes acerca del rumbo que había tomado el Reino Unido en materia económica, social y política y la sensación de una falta de representación de la voz de la gente[8].


“El establishment se ha rajado”[9]. Esta afirmación nos hace preguntarnos qué aspectos motivaron a las personas para optar por la decisión de salir de la Unión Europea.

Entre algunas de las preguntas que el personaje de Cummings realiza a personas en distintos ámbitos de la vida cotidiana, se encuentran algunos de los temas centrales al interior del referéndum, como lo fueron la inmigración, el empleo, la política económica. "La gente se siente marginada, ignorada, enfadada"[10].


La estrategia apuntó a alimentarse de los pozos de resentimiento, experiencia que puede extrapolarse incluso “más allá del Reino Unido y de Europa”[11], en el que se puede entender cómo se aprovecharon los discursos anti-establishment y nacionalistas[12] para justificar “todas las cosas malas que pasan y pasarán”[13]. El slogan “Vote leave, take back control[14] resume brevemente el sentimiento de fondo de la cuestión: una sensación de pérdida de la soberanía[15] e identidad que comenzó a partir del ingreso del Reino Unido a la Unión Europea y la necesidad de recuperar el control[16].


Cómo los datos y algoritmos han cambiado la historia

Asimismo, el éxito del Brexit no podría explicarse sin un asunto que ha resultado clave para “el mayor trastorno político que ha visto el mundo desde la Caída del Muro”[17]: la manipulación de datos.


La campaña estuvo concentrada en lo digital, utilizando en su favor el boom que las redes sociales han tenido en los años recientes, de modo tal que el sistema se reprogramó para que favorezca y fortalezca las posibilidades del triunfo por abandonar la Unión Europea. Se buscó la construcción de un “sistema digital que proporcione pruebas empíricas para identificar quienes son los votantes y que quieren oír”[18].


Cummings contrató a una empresa especializada en tecnología y procesamiento de datos para llevar adelante la estrategia. Aquí ingresa la polémica en torno a empresas de datos como AggregateiQ y Cambridge Analytica[19], que realizaron un enfoque selectivo de la población, con el que se buscó la captación de votantes mediante anuncios adaptados de acuerdo a quien iban dirigidos[20]. Este enfoque estuvo sustentado por un software que combina datos de Facebook o Twitter con datos electorales.


Entre los votantes al referéndum se encontraban distintos grupos: los que votarían por quedarse en la Unión Europea (que no era factible convencerlos), los que optarán por la salida (quienes ya tenían una decisión tomada) y aquellos que habían sido desestimados de toda consideración electoral y política: los antisistema o indignados[21]. Este es el objetivo central a la que apuntó el “vote leave”, además de los indecisos, aquellos que les gustaría que el Reino Unido salga de la Unión Europea, pero quienes le preocupan las consecuencias para el empleo y la calidad de vida.


Entre los principales ejes pro-Brexit, encontramos la cuestión de las instituciones supranacionales, el costo que le supone al Reino Unido pertenecer en la Unión Europea y el control soberano de sus decisiones. Son a partir de ellos en los que la campaña se sustentó para invertir millones en Internet en contraposición a la campaña tradicional que realizaron los pro-Unión Europea.


A su vez, se apeló a lo emocional más que a lo fáctico. Accionar característico de los discursos anti-establishment y nacionalistas que han preponderado en los últimos años en la política mundial. Percepciones como “Volver a tomar algo que era nuestro por derecho”[22], o “volver a una época en la que todo tenía sentido”[23] apelan a un momento en el que Gran Bretaña era grande y su economía próspera, lo cual desapareció ante el avance de la globalización (y que produjo la ampliación las desigualdades sociales)[24]. Esto nos vuelve a confirmar que los datos son poder y que han tenido una participación crucial en las últimas elecciones del Reino Unido e incluso en los Estados Unidos con la llegada a la presidencia del empresario Donald Trump.


Las repercusiones de la salida del Reino Unido de la Unión Europea

El proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea no fue fácil y recién logró concretarse tras complejas negociaciones en el año 2020. El primer ministro que impulsó el referéndum, David Cameron, renunció luego de los resultados, a lo que le siguió Theresa May, quien no logró sobreponerse a las trabas de la salida y renunció dos años después de haber asumido el poder, y luego, se concretó la llegada de Boris Johnson a Downing Street.

Son muchas las posiciones acerca de qué aspectos, tanto negativos como positivos, el Brexit podría acarrear tanto para la Unión Europea como para el Reino Unido.


Para la Unión Europea, se percibe que uno de los aspectos negativos de la salida del Reino Unido sería que podría funcionar de ejemplo para otros países. Aquellos en los que la extrema derecha y movimientos nacionalistas avanzan y consolidan su posición para intentar salir de la Unión Europea, pondría en jaque el proceso de integración regional. En contraposición, el lado positivo de la salida podría afianzar la integración de los países ya agrupados en la UE y una fluidez en sus relaciones que con Gran Bretaña muchas veces eran frenados[25].


Para el Reino Unido, se postuló que con el Brexit se obtendría una mayor soberanía que le permitía tomar decisiones con un gran margen de maniobra en lo que respecta a su presupuesto[26] y mejorar su economía[27]. Pero, también, podía ocurrir que perdiera algunas concesiones de privilegio en términos comerciales, lo que le representaría mayores gastos[28], como así también, la posibilidad de incidir en problemáticas internacionales con mayor fuerza[29]. Las previsiones de crecimiento económico no mejorarían, sino que incluso podrían estancarse o empeorar[30].


El acuerdo logrado para su salida formal el 31 de diciembre de 2020 tiene varios puntos clave en función al comercio, la libre circulación de personas, aspectos laborales y de medioambiente, logrando una mayor flexibilización e independencia, pero que son factibles de apelar ante un arbitraje independiente si se considera que se ha transgredido alguna regla[31].


Reflexiones finales

La película “Brexit: the Uncivil War” nos expone el “riesgo de haber liberado algo que no podemos controlar”[32]: la manipulación de datos personales a través de algoritmos para una campaña anti-establishment, que encarna un debate que apela a las emociones y a la desconfianza, y que pueden ser fuertemente contraproducentes para la democracia y para el futuro de la Unión Europea y otras regiones ante el avance del discurso nacionalista.

Este discurso refuerza el miedo y el odio, sobre todo hacia numerosos grupos de la sociedad y que vuelve vulnerables a inmigrantes, el colectivo LGBTQI+, las mujeres y otras minorías. Lo que se tiene es “un fallo del sistema a nivel nacional y en el Occidente"[33].


“Cuidado con lo que deseas”[34]. No debemos tomar estas situaciones como hechos aislados, sino que se van construyendo a lo largo del tiempo, aprovechándose del desencanto de ciertos votantes por la política tradicional y las instituciones, que no son capaces de representar las voces y los intereses de la sociedad[35]. Esto puede tener consecuencias negativas, para el futuro de la democracia y el respeto a los derechos humanos.


Bibliografía consultada

Bade Rubio, Christel (11 de agosto de 2016). “El ‘Brexit’: ¿nueva tendencia mundial?”. Foreign Affairs Latinoamérica. https://revistafal.com/el-brexit-nueva-tendencia-mundial/

“Brexit: los puntos clave del acuerdo alcanzado entre la UE y Reino Unido” (27 de diciembre de 2020). El Cronista. https://www.cronista.com/internacionales/Brexit-los-puntos-clave-del-acuerdo-alcanzado-entre-la-UE-y-Reino-Unido-20201227-0012.html

García Lozano, Soledad T. y García Fuente, Pedro (2017). “¿Qué es el BREXIT? Origen y posibles consecuencias”. Scielo México. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-46542017000100003

Gastaldi, Santiago y Vassallo, Claudina (2013). "La creación de la Unión Europea y sus principales instituciones". Publicación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Litoral. https://bibliotecavirtual.unl.edu.ar/publicaciones/index.php/CE/article/view/4267/6469

González Cobos, Claudia y Gómez Blancar, Juan (2018). “Brexit y sus consecuencias económico-sociales: la integridad europea a debate”. Revista de Administración y Dirección de Empresas, no 2. https://www.uco.es/docencia_derecho/index.php/RAYDEM/article/viewFile/158/202

Ibarra, Laura (29 de mayo de 2016). “Por qué los británicos desean abandonar la Unión Europea”. Milenio. https://www.milenio.com/opinion/laura-ibarra/columna-laura-ibarra/por-que-los-britanicos-desean-abandonar-la-union-europea

Junior Report (28 de enero del 2020). “Las consecuencias del Brexit”. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200122/473072929239/consecuencias-brexit-politicas-presupuesto-derechos.html

La historia de la Unión Europea” (s.f). Unión Europea. https://europa.eu/european-union/about-eu/history_es


Martí Calderón, Benjamín (2018). “Una narración de las Crisis política y social en Europa: nacionalismos y populismos y su impacto en la política social”. Revista La Razón Histórica. https://www.revistalarazonhistorica.com/41-7/

Paredes, Norberto (31 de enero de 2020). "Brexit: por qué Reino Unido fue siempre un miembro incómodo de la Unión Europea (y qué gana Bruselas con su salida)". BBC News Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51220070


“Qué es el Brexit y cómo puede afectar al Reino Unido y a la Unión Europea” (24 de junio de 2016). BBC News Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-36484790

Vercelli, Ariel (2018). “La (des)protección de los datos personales: análisis del caso Facebook Inc. - Cambridge Analytica”. Repositorio Institucional de la Universidad Nacional de La Plata. http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/71755/Documento_completo.PDF-PDFA.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[1] Gastaldi, Santiago y Vassallo, Claudina (2013). "La creación de la Unión Europea y sus principales instituciones". Publicación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Litoral (p. 56). https://bibliotecavirtual.unl.edu.ar/publicaciones/index.php/CE/article/view/4267/6469 [2] Gastaldi, Santiago y Vassallo, Claudina (2013). "La creación de la Unión Europea y sus principales instituciones". Publicación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Litoral (p. 57). https://bibliotecavirtual.unl.edu.ar/publicaciones/index.php/CE/article/view/4267/6469 [3] Gastaldi, Santiago y Vassallo, Claudina (2013). "La creación de la Unión Europea y sus principales instituciones". Publicación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Litoral (p. 59). https://bibliotecavirtual.unl.edu.ar/publicaciones/index.php/CE/article/view/4267/6469 [4]La historia de la Unión Europea” (s.f). Unión Europea. https://europa.eu/european-union/about-eu/history_es [5] Diálogo extraído de: Horsford, L. (productora) y Haynes, T. (director). (2019). Brexit: The Uncivil War [cinta cinematográfica]. Reino Unido. Channel 4, House Productions [6] Paredes, Norberto (31 de enero de 2020). "Brexit: por qué Reino Unido fue siempre un miembro incómodo de la Unión Europea (y qué gana Bruselas con su salida)". BBC News Mundo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51220070 [7] García Lozano, Soledad T. y García Fuente, Pedro (2017). “¿Qué es el BREXIT? Origen y posibles consecuencias”. Scielo México. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-46542017000100003 [8] Bade Rubio, Christel (11 de agos