¿Un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales Brasil-Argentina?

Por Alina Ribeiro Colaboradora del Observatorio de Política Internacional.


En la década de 1990, Brasil y Argentina tuvieron un momento de aproximación histórica y un nuevo capítulo de sus relaciones. Hoy, con las presidencias de Bolsonaro y Fernández, el clima de amistad y de integración regional cambió radicalmente.

En la década de 1980, con el fin de las dictaduras militares del Cono Sur, Brasil y Argentina empezaron a acercarse - eso porque, a lo largo de sus períodos dictatoriales, el clímax fue de rivalidad y disputa, sobre todo por la disputa en torno a los recursos hídricos del Río Paraná. Hubo una aspiración por una integración sudamericana que culminó, algunos años después, en la creación de uno de los bloques económicos más reconocidos en los días de hoy: el Mercosur.

Al día de hoy, Argentina y Brasil son dos países integrados económicamente. De acuerdo con el Ministerio de las Relaciones Exteriores de Brasil (Itamaraty), “el capital brasileño está presente en diversos sectores de la economía argentina, como el siderúrgico, petrolífero, bancario, automotriz, textil” etc. y “la presencia de capitales argentinos en Brasil también es extensiva” [1].

Los datos del Ministerio de Economía de Brasil apuntan a que de enero hasta julio, Argentina fue el cuarto país que más importó productos brasileños, antecedido de China, Estados Unidos y Holanda. Es decir que Argentina es el principal destino comercial de Brasil no solamente en Sudamérica, sino en toda Latinoamérica [2].

La formación del Mercosur en 1991 fue, seguramente, uno de los momentos más importantes de las relaciones entre Brasil y Argentina. Eso porque antes, como bien explica Clodoaldo Bueno, no hubo tentativas serias y consolidadas que tenían como objetivo integrar las economías de los dos países. “En la integración del Mercosur hay algo a más: el lastre histórico, la tendencia natural de aproximación existente entre los pueblos de los países que lo integran, mayormente los de Argentina y Brasil” [3].

Aunque el Mercosur sea formado también por Paraguay, Uruguay y Venezuela (suspendida), el proyecto nació en el seno de la amistad política brasileña-argentina. En 1985, los presidentes José Sarney (Brasil) y Raúl Alfonsín (Argentina) se reunieron y firmaron la “Declaración de Iguazú”. Esa declaración fue un gran marco en el proceso de aproximación de los dos países e influenció directamente la formación del Mercosur, años después.

Es evidente que Brasil y Argentina son dos países de suma importancia en Sudamérica. Juntos, acumulan cerca de dos tercios del territorio, de la población y del Producto Interno Bruto de la región. La historia de las relaciones bilaterales entre los dos países es diversa: hay cambios y continuidades, rivalidad, amistad y alianzas. En los últimos años (sobre todo por la consolidación del Mercosur (1991), los países parecían estar más cercanos e integrados. Actualmente, con los gobiernos de Jair Bolsonaro (Brasil) y Alberto Fernández (Argentina), puede ser que ese acercamiento sea alterado u olvidado por un rato.

Bolsonaro, un militar en la Presidencia de Brasil

Jair Messias Bolsonaro, actual presidente de Brasil, fue electo en octubre de 2018 con casi 58 millones de votos. Nació el 21 de marzo de 1995 en Campinas, São Paulo. Es padre de cinco hijos: Flávio, Carlos, Eduardo (los tres fueron electos senadores, representando Rio de Janeiro), Renan y Laura. Bolsonaro fue capitán del Ejército Brasileño de 1979 a 1981.

Su actuación en la política empezó en 1988, al trabajar en el Legislativo de la ciudad de Rio de Janeiro. Dos años después, inició su primer mandato como diputado federal (representante de Rio de Janeiro). Ese fue el primer de siete mandatos consecutivos. En su trayectoria política, se destacó sobre todo por invocar más derechos a los militares. Es también un idealizador del voto impreso.

En general, los puntos defendidos por Bolsonaro a lo largo de los últimos años son la reducción de la mayoría de edad penal, los derechos de los ciudadanos civiles sin antecesores criminales a tener armas de fuego, protección jurídica para las acciones policiales, valores cristianos y defensa de la “familia tradicional brasileña”. En variados momentos defendió la dictadura civil-militar ocurrida en el país a partir del año 1964. En 2016, aún en el cargo de diputado federal, homenajeó a Carlos Alberto Brilhante Ustra al votar en favor del impeachment de la entonces presidente Dilma Rousseff. Ustra fue uno de los torturadores - ya condenados - de la dictadura militar brasileña.

Siendo electo, Bolsonaro aseguró a la población brasileña un cambio radical en la política del país y la construcción de una nueva era, sin corrupción y acuerdos ilegales y con un fuerte crecimiento económico. En su discurso de asunción, afirmó que el nuevo gobierno traería un nuevo ciclo positivo para la economía, la apertura del país para el comercio internacional, la estimulación de la competitividad; todo eso “sin el sesgo ideológico” [4].

Pasados casi dos años de las elecciones, los resultados conquistados por el gobierno son diferentes. Bolsonaro y sus aliados políticos, con miedo del colapso económico que viene por el coronavirus, intentan hacer alianzas con miembros de otros partidos políticos destinando a ellos cargos comisionados en el gobierno federal. Una investigación hecha por la revista Piauí afirma que “en diciembre de 2018, los partidos “Partido Social Liberal” (el antiguo partido de Bolsonaro) y “Novo” (partido con pautas liberales) sumaban 138 afiliados ocupando cargos en el gobierno federal. Un año después, ese número casi se duplicó, llegando a 251 afiliados”. [5]

Además de eso, otros acontecimientos van en contra de la estabilidad prometida por el mandatario brasileño. La desforestación en la Amazonia alcanzó el mayor porcentaje desde 2008 con una estimativa de 9.762km² afectados entre 1 de agosto de 2018 y 31 de julio de 2019. El negacionismo de la gravedad de la cuestión causó conflictos diplomáticos con representantes de países como Alemania y Francia.

Es emblemática también la inestabilidad causada por la salida de algunos ministros claves del gobierno. El 24 de abril, por ejemplo, Sergio Moro (un gran pilar de la lucha en contra de la corrupción para los electores de Bolsonaro) abandonó el cargo. En el mismo mes, dos ministros de la Salud salieron del cargo: el primer, Henrique Mandetta, fue destituido por no estar de acuerdo con las opiniones del presidente acerca del aislamiento social. Fue reemplazado por Nelson Teich, que también salió del gobierno por no tener “alineamiento con el presidente”. Desde entonces, Brasil no tiene un Ministro de la Salud en medio de la mayor pandemia del siglo XXI.

Empero, una investigación del 14 de agosto de 2020 hecha por Datafolha apunta que en julio la aprobación de Bolsonaro subió para el 37%, el nivel más alto desde el comienzo del gobierno. El rechazo bajó 10 puntos porcentuales (del 44% al 34%). “La mejoría de la evaluación viene en el momento en el cual hubo la ampliación de ayudas de emergencia para las personas que perdieron sus ingresos por la pandemia del nuevo coronavirus (Sars-Cov-2)” [6].

Alberto Fernández, un profesor en la Presidencia de Argentina

Alberto Ángel Fernández nació en Buenos Aires el 2 de abril de 1959. Es político, abogado y profesor. Fue electo presidente de Argentina el 27 de octubre de 2019, con 48% de los votos (cerca de 12,5 millones de personas), 8% más que su antecesor, Mauricio Macri. Antes de las elecciones presidenciales, Fernández ocupó el cargo de legislador de la ciudad de Buenos Aires entre 2000 y 2003 y fue jefe de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina, entre 2003 y 2008.

El y su vice, Cristina Kirchner, no siempre fueron próximos. En realidad, un conflicto empezado en 2007 puso a los dos políticos en discordancias acerca de políticas económicas destinadas al ámbito agropecuario del país. “El clímax fue el llamado ‘conflicto en el campo’, cuando una resolución del gobierno - de Kirchner - permitió que el Estado quitara parte de la receta de las empresas que exportan soya” [7].

El nuevo acercamiento se dio por cuestiones estratégicas: la necesidad de reunificar el movimiento peronista para lanzar una candidatura que tuviera fuerza para superar los planes de reelección de Mauricio Macri. Cristina sola no podría vencer las elecciones y por eso surgió el proyecto de lanzar a Alberto como presidente, aglomerando votos del ala más moderada del peronismo.

A lo largo de la campaña electoral, Fernández se posicionó fuertemente acerca de temas importantes de la política brasileña, respondiendo al presidente Bolsonaro y defendiendo públicamente al ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. El momento más intenso fue cuando Bolsonaro, después de las primarias en Argentina, declaró que la victoria de la oposición podría transformar Argentina en una nueva Venezuela [8].

Fernández, al vencer las elecciones argentinas en 2019, declaró tener ganas de ser un presidente que escucha, “un presidente del diálogo” [9]. Recurrió a una frase del ex presidente Raúl Afonsín, “con la democracia se come, se cura y se educa”.

Defendió intensamente la renegociación de la deuda pública con el Fondo Monetario Internacional y con los sectores privados, rechaza los hechos de la dictadura militar argentina ocurrida de 1976 hasta 1983, prometió luchar para erradicar la violencia contra las mujeres y contra las discriminaciones por cuestiones de raza, genero, sexualidad o cualquier otra razón.

Acerca de los hechos económicos del gobierno, el Producto Interno Bruto (PBI) del primer trimestre de 2020 bajó cerca de 5%. La inversión de este año alcanzó los 10%, “lo que significa 18% menos que la inversión del cuarto trimestre del año pasado” [10]. Los números, de acuerdo con especialistas, son pre pandemia.

A pesar de la crisis económica argentina, Alberto Fernández tiene un exitoso índice de aprobación. Es el político con mayor popularidad en el país. “De acuerdo con una encuesta de la consultora Giacobbe & Asociados, el presidente argentino tiene 43% de imagen positiva, a lo que añade 16,3% de regular y 38,5% de negativa” [10].

En la semana del día 12 de agosto de 2020, Fernandéz dijo que la posible vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford va a ser fabricada en Argentina y México. Inicialmente, 150 millones de unidades serán producidas y distribuidas a los países de Latinoamérica - menos a Brasil, que ya tiene un acuerdo aparte.

Consideraciones acerca del contexto atual

Es evidente que las relaciones actuales Brasil-Argentina son muy diferentes del clímax de amistad que había entre Fernando Collor y Carlos Menem en el año 1990 - cuando firmaron el Acta de Buenos Aires, sumarían la incorporación de Paraguay y Uruguay en 1991, lo cual permitió la formación del Mercosur como lo conocemos hoy en día.

Lo que se percibe en la historia de la política externa brasileña son momentos en los cuales el país busca acercarse más de sus vecinos del Cono Sur, y otros momentos en los cuales hay un deseo de mayor acercamiento con Estados Unidos. En los días de hoy, el Brasil de Bolsonaro está interesado en una relación más cercana con el gigante del Norte.

Por otro lado, Fernández parece más interesado en la integración regional. En la Cúpula del Mercosur, realizada por medio de una videoconferencia, evidenció la concepción de Latinoamérica como “solo un país, como fue la idea de Bolívar e de San Martín” al hablar acerca de la pandemia del coronavirus. Además de eso, llamó la atención para la crisis económica que se aproxima de la región y pidió a los líderes - Bolsonaro estaba presente - por la mitigación de “aristas” entre los países y por la superación de ideologías en las discusiones [11].

Bolsonaro y Fernández tienen opiniones y posicionamientos opuestos acerca de muchas temáticas políticas. Economía, sociedad, derechos humanos, producción científica, la COVID-19… Son administrados de maneras diferentes por ellos. Eso acaba por interferir en las relaciones - aunque más discursivas que prácticas - entre los dos países.

Desde 2019, con la elección argentina que colocó a Fernández como presidente del país, él y Bolsonaro protagonizan en el ámbito mediático una relación no muy saludable. Bolsonaro apoyó la reelección de Macri y después de finalizados los procesos electorales argentinos, no fue a la posada de Fernández, enviando su vice, Hamilton Mourão. Fue la primera vez en 17 años que un presidente brasileño faltó a la posé de un presidente argentino.

Como bien dijo el analista político Rosendo Fraga a BBC, la situación es inédita no solamente desde la década de 80 - procesos de redemocratización en Cono Sur, pero desde el siglo XIX. “Aún mismo cuando Brasil entró en la Segunda Guerra Mundial, los canales diplomáticos entre los dos países no fueron suspendidos y no vimos jamás agresiones entre los presidentes” [12].

Aunque los presidentes Bolsonaro y Fernández tengan (muchas) disidencias políticas, representan dos países de diversas similaridades y dependencias económicas y políticas. Representan dos países que, a lo largo de la história, tuvieron aproximaciones importantes y encabezaron el movimiento de integración y regionalización más importante del Cono Sur.

En medio de una pandemia, Argentina hizo una alianza con México para comprar y distribuir vacunas de la COVID-19 a países latinoamericanos. Una pregunta se hace interesante: si los presidentes brasileño y argentino estuviesen en concordancia política, ¿Argentina haría esa alianza con México, o con Brasil?

La verdad es que la preferencia de Brasil por un acercamiento con EE.UU deja un gran vacío en la región Sudamericana. Ello porque su política externa siempre buscó mantener la proximidad con países vecinos, desarrollando mayor integración regional. El vacío es referente a países vecinos que son puestos en segundo lugar; y a Brasil, que tarde o temprano sentirá los reflejos de abandonar su puesto de líder regional.

Por fin, la administración de la política externa y las directrices de las relaciones bilaterales tienen que ser parte de una política de Estado, y no de gobierno. Es decir que hay que llevarlas con extremo pragmatismo. En algunos años, los gobiernos brasileño y argentino cambiarán porque así funcionan las democracias. En cambio, las relaciones bilaterales y las necesidades de complementación comercial se quedan, independiente de los gobiernos.

Notas

[1] ITAMARATY. República Argentina - Cronologia das relações bilaterais. (http://www.itamaraty.gov.br/pt-BR/ficha-pais/4785-republica-argentina)

[2] Chile y México están en 10º y 11º lugar.

Ministério da Economia (2020). Balança comercial brasileira: Acumulado do ano (http://www.mdic.gov.br/index.php/comercio-exterior/estatisticas-de-comercio-exterior/balanca-comercial-brasileira-acumulado-do-ano)

[3] CLODOALDO BUENO (1997). Passado e Presente das Relações Brasil-Argentina. (http://www.iea.usp.br/publicacoes/textos/passado-e-presente-das-relacoes-brasil-argentina)

[4] PLANALTO (2019). Discurso do Presidente da República, Jair Bolsonaro, durante cerimônia de Recebimento da Faixa Presidencial. (https://www.gov.br/planalto/pt-br/acompanhe-o-planalto/discursos/2019/discurso-do-presidente-da-republica-jair-bolsonaro-durante-cerimonia-de-recebimento-da-faixa-presidencial)

[5] PIAUI (2020). Ciranda de cargos. (https://piaui.folha.uol.com.br/ciranda-de-cargos/)

[6] INFOMONEY (2020). Aprovação de Bolsonaro sobe para 37% e bate recorde, mostra Datafolha. (https://www.infomoney.com.br/politica/aprovacao-de-bolsonaro-sobe-para-37-e-bate-recorde-mostra-datafolha/)

[7] BBC (2019). ‘Amigo de Lula’ e veterano peronista, Alberto Fernández é eleito presidente da Argentina com 48% dos votos (https://www.bbc.com/portuguese/internacional-50203869).

[8] VALOR. Bolsonaro diz que Argentina está cada vez mais próxima da Venezuela. (https://valor.globo.com/politica/noticia/2019/08/18/bolsonaro-diz-que-argentina-esta-cada-vez-mais-proxima-da-venezuela.ghtml)

[9] EL PAÍS (2019). Alberto Fernández defende agenda com Brasil maior que “diferenças pessoais” entre seus líderes

https://brasil.elpais.com/brasil/2019/12/10/internacional/1575980176_269463.html

[10] EL DIARIO (2020). La “grieta” política y económica del gobierno de Alberto Fernández durante la pandemia (https://eldiario.com/2020/07/08/la-grieta-politica-y-economica-del-gobierno-de-alberto-fernandez-durante-la-pandemia/)

[11] FOLHA DE SÃO PAULO. Pela 1ª vez com Bolsonaro, Fernández pede fim de arestas entre governos por mais integração regional. (https://www1.folha.uol.com.br/mundo/2020/07/pela-1a-vez-com-bolsonaro-fernandez-pede-fim-de-arestas-entre-governos-por-mais-integracao-regional.shtml)

[12] BBC. Sob Bolsonaro e Fernandez, Brasil e Argentina vivem maior afastamento em 35 anos. [Traducción hecha por la autora] (https://www.bbc.com/portuguese/internacional-53215350)

Bibliografía de referencia

BBC (2019). Os seis números que resumem os seis meses da Educação na gestão Bolsonaro. (https://www.bbc.com/portuguese/brasil-48699037)

BOLSONARO. Jair Messias Bolsonaro - Biografia. (https://www.bolsonaro.com.br/)

CÂMARA DOS DEPUTADOS. Jair Bolsonaro - Biografia. (https://www.camara.leg.br/deputados/74847/biografia)

ESTADÃO. Bolsonaro exalta Ustra na votação do impeachment em 2016. (https://www.youtube.com/watch?v=xiAZn7bUC8A)

FOLHA DE SÃO PAULO (2020). Pela 1ª vez com Bolsonaro, Fernández pede fim de arestas entre governos por mais integração regional. (https://www1.folha.uol.com.br/mundo/2020/07/pela-1a-vez-com-bolsonaro-fernandez-pede-fim-de-arestas-entre-governos-por-mais-integracao-regional.shtml)

PLANALTO. Conheça a trajetória de Jair Messias Bolsonaro. (https://www.gov.br/planalto/pt-br/conheca-a-presidencia/biografia-do-presidente)

SENADO FEDERAL (2020). Senadores criticam corte de R$ 4,2 bi do orçamento da Educação para 2021. (https://www12.senado.leg.br/noticias/materias/2020/08/12/senadores-criticam-corte-de-r-4-2-bi-do-orcamento-da-educacao-para-2021)

TAB UOL (2010). O saldo da “nova era”. (https://tab.uol.com.br/edicao/um-ano-de-bolsonaro/#cover)

  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro