#SOSCuba: la verdad detrás de la tendencia

Por Penélope Outes, Lourdes Cabrera, Coca Álvarez, miembrxs de Observatorio de Política Internacional.



En los últimos días Cuba ha sido el epicentro de atención. Al grito de “¡abajo la dictadura!”, desde el 11 de julio las calles de San Antonio de los Baños fueron escenario de protestas, y con la participación de actores, cantantes, influencers, las redes sociales desbordaron de publicaciones con el hashtag #SOSCuba.


A continuación, se brindarán cuatro claves para comprender lo ocurrido en la isla caribeña. Entre ellas, la crisis ocasionada por el bloqueo económico estadounidense; la crisis sanitaria y la producción de la vacuna contra la covid-19, Soberana; la movilización social y, por último, la repercusión en redes sociales.



Crisis económica


Durante el 2020, Cuba, al igual que el resto de los países del globo, tuvo que enfrentar la larga lista de desafíos y consecuencias extraordinarias que trajo la pandemia de Covid-19.


Sin embargo, este escenario vino acompañado del sostenimiento -y profundización- del bloqueo y de las sanciones económicas que Estados Unidos impuso sobre Cuba, y que perduran desde hace más de 60 años.

La política de bloqueo, como clara herencia de la guerra fría, se pronuncia de forma oficial por primera vez en 1962, como respuesta a las expropiaciones que había iniciado el Gobierno Revolucionario, tras la derrota del dictador Fulgencio Batista y la toma del poder de Fidel Castro. Desde este momento, Estados Unidos sanciona de forma legal una medida que restringe la salida de embarcaciones o el movimiento de mercancías desde y hacia Cuba, que afecta incluso a insumos médicos y alimentos de primera necesidad.


A pesar de que el panorama no es nuevo, y desafía continuamente a la política interna de un país que se mantiene bajo régimen comunista, durante el Gobierno de Donald Trump se encuentra una tendencia marcada hacia la profundización de esta política de sanción. Durante su mandato se aplicaron 243 medidas coercitivas unilaterales para restringir el arribo de viajeros estadounidenses y perjudicar terceros mercados turísticos.


Como señaló el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la presentación del proyecto de Resolución, “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos De América contra Cuba”, presentado el 23 de Junio de 2021, el expresidente Trump “adoptó medidas propias de tiempos de guerra para privarnos de suministros de combustible; persiguió los servicios de salud que prestamos en numerosos países; incrementó el acoso a las transacciones comerciales y financieras en otros mercados, y se propuso amedrentar con la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, a inversionistas y entidades comerciales extranjeras”.


Actualmente, bajo el mandato del actual presidente estadounidense Joe Biden, estas medidas no han tenido cambios significativos, siguen en vigencia y en práctica, lo cual se suma a la imposibilidad de Cuba de llevar adelante una de sus principales actividades económicas, como es el turismo. Esto dificulta tanto el abastecimiento de insumos básicos como la obtención de medicamentos y equipos de tratamiento que son tan vitales en este contexto de pandemia.


En esta situación de desabastecimiento e inestabilidad de productos imprescindibles y de primera necesidad, el país atraviesa un rebrote del coronavirus con el mayor incremento de infectados y el mayor número de fallecidos desde el inicio de la pandemia.



Cuestión sanitaria y producción de vacunas contra la COVID-19


La lucha contra la pandemia de la Covid-19 es una carrera contra el tiempo en todas partes del mundo y Cuba no ha sido la excepción, pero logró convertirse en el único país de Latinoamérica que desarrolló sus propias vacunas, Abdala y Soberana-2.


La vacuna antiCovid-19 Abdala posee una eficacia del 92% con la aplicación de las tres dosis recomendadas, mientras que la Soberana-2 alcanza una eficacia del 62% con la aplicación de sus tres dosis previstas, según informó el Instituto Finlay de Vacunas. Si bien los críticos cuestionan estos números y señalan la falta de transparencia y de documentación en las revistas científicas, el resultado supera el 50% exigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para comenzar con el plan de vacunación. Y ninguna de las dos vacunas necesitan un enfriamiento extremo, lo que marca una gran ventaja frente a otras existentes en el mercado.


Debido al histórico bloqueo que presenta la isla y a la "imposibilidad" de realizar transacciones financieras con bancos internacionales, el país caribeño deberá concentrarse en producir vacunas suficientes para inocular a su población.


Cuba espera poder exportar sus vacunas, pero la producción a gran escala se enfrenta a mayúsculos obstáculos, debido a que los insumos que necesita para fabricar las dosis se han vuelto extremadamente escasos. Otra opción que se estudia en el país es la posibilidad de vender las licencias de fabricación a otros países como Vietnam y Argentina, puesto que estos poseen capacidad para producirlas.


Como gesto de solidaridad, el gobierno cubano envió más de 300.000 dosis de Abdala a Venezuela, su aliada imprescindible que abastece a la isla con petróleo.


La campaña de vacunación, que apuntaba a prevenir el colapso de los hospitales y al fin de las medidas de confinamiento, permitió reabrir gradualmente el turismo internacional, que es la industria más importante de la isla y cuya reactivación resulta indispensable para la entrada de divisas. Sin embargo, esta apertura limitada disparó los casos de Covid-19 y los contagios en las zonas turísticas provocaron un colapso inmediato en los centros de salud.

Días atrás, un grupo de intelectuales y académicos cubanos emitieron una carta abierta en la que exigieron al gobierno de Cuba el ingreso de medicamentos e instrumentos que el personal de salud cubano había denunciado en falta.



Movilización social


El 11 de julio Cuba vivió la mayor protesta masiva de su historia reciente. La serie de protestas se inició en la ciudad de San Antonio de los Baños, en el suroeste de La Habana, y se extendió a lo largo de la isla.


Miles de personas se lanzaron a las calles al grito de "libertad" y "abajo la dictadura". Dicha movilización fue rápidamente difundida vía redes sociales a niveles internacionales. Ante la magnitud de las manifestaciones, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, convocó a través de cadena nacional a sus seguidores a salir a las calles a enfrentar a los manifestantes.

Los motivos de la protesta responden a la crisis económica y sanitaria, que incluye el desabastecimiento de alimentos e insumos médicos. Asimismo, otra de las razones responde al corte masivo de internet a lo largo de la isla.


Como se mencionó anteriormente, y al igual que lo expresado por Miguel Díaz-Canel, dicha crisis se originó debido al embargo de Estados Unidos y a las medidas adoptadas por el gobierno de Donald Trump. Por ejemplo, durante la crisis sanitaria de la Covid-19, Estados Unidos impidió las compras de insumos médicos y medicamentos. A su vez, negó la adquisición de respiradores y donaciones de mascarillas y medios de diagnóstico.


“No se puede privar a un pueblo entero de sus derechos soberanos, ignorar la Constitución que libremente se ha dado, ni negarle sus aspiraciones legítimas a la paz, al desarrollo, al bienestar y al progreso humano”, afirmó Pedro Prada, embajador de Cuba en Argentina.


Al día siguiente de la movilización, Miguel Díaz-Canel afirmó que en las protestas contra el gobierno habían participado delincuentes con un "comportamiento totalmente vulgar, indecente, delincuente", en alusión a la masividad de los saqueos cometidos.



Repercusión en redes sociales y corte masivo de internet

Como se estableció en el apartado anterior, la masividad de la protesta fue llevada a cabo por su extensa difusión en las redes sociales, donde actores, cantantes, periodistas, influencers, entre otros, se manifestaron con el hashtag #SOSCuba. No obstante, el analista español Julián Macías Tovar descubrió que este período hubo un uso intensivo de robots, algoritmos y cuentas recién creadas con el fin de expandir y esparcir miedo, incertidumbre y angustia, con el objetivo de golpear al Gobierno Miguel Díaz-Canel y acusarlo de dictatorial.


“La primera cuenta que usó el HT #SOSCuba relacionado con la situación de la COVID en el país fue una localizada en España. La misma puso más de mil tuits tanto el 10 como el 11 de julio, con una automatización de 5 retuits por segundos”, publicó Macías Tovar en su cuenta de Twitter.


Se estima que uno de los principales referentes de la operación es Agustín Antonetti, miembro de la Fundación Libertad en Argentina y activista en las campañas de bulos y bots en redes sociales contra los procesos de izquierda en América Latina, entre los que figuran líderes políticos como Evo Morales y Andrés Manuel López Obrador.


La polémica comenzó por un tuit que había recibido más de 1.100 respuestas y, si se analizan, la mayoría proviene de cuentas recién creadas. Más de 1.500 cuentas de las que participaron en la operación con el hashtag #SOSCuba fueron creadas entre el 10 y 11 de julio. Y lo más notorio de la operación es la repetición de tuits exactos, lo que denota la existencia de patrones automatizados con miles de publicaciones y un número similar de usuarios seguidos y de seguidores. Los medios internacionales se encargaron rápidamente de visibilizar la difusión de redes.


Con este mismo sentido fueron difundidos vídeos e imágenes que pertenecían, supuestamente, a las protestas contra el gobierno cubano, pero también se demostró que no lo eran. En su mayoría, los vídeos se correspondían con la celebración de Argentina, tras el triunfo de este país en la Copa América, o a movilizaciones anteriores de los cubanos a favor del gobierno.


Por ello, muchos gobiernos optaron por restringir el acceso a internet como método de represalia a las campañas de desinformación y fake news. El 12 de julio, a fin de detener el flujo de noticias distorsivas, las autoridades cubanas bloquearon el acceso a Facebook, WhatsApp, Instagram y Telegram.


Medios de comunicación, usuarios de otros países y organizaciones, no tardaron en responder a esta medida. Entre las organizaciones se distingue el informe realizado por NetBlocks, cuyo fundador Alp Toker (quien se definió como no partidista e independiente) solicitó “que los gobiernos cumplan con las normas internacionales y los marcos de gobernanza de Internet, y garanticen una conectividad de Internet confiable, incluso en momentos de disturbios políticos.”




Bibliografía:

  • “Investigación confirma la perversa operación de redes sociales contra Cuba lanzada desde el exterior”. (2021). Cubadebate. Extraído de: http://www.cubadebate.cu/noticias/2021/07/12/investigacion-confirma-la-perversa-operacion-de-redes-sociales-contra-cuba-lanzada-desde-el-exterior/

  • García, G. “Informe de situación: Cuba”. (2021). TeleSURtv. Extraído de: https://www.telesurtv.net/opinion/Informe-de-situacion-Cuba-20210713-0006.html

  • Jaramillo, A. “Pese al clamor de la ONU y aun con Biden, EE. UU. mantiene el embargo sobre Cuba”. (2021). France 24. Extraído de: https://www.france24.com/es/am%C3%A9ricas/20210623-estados-unidos-mantiene-embargo-cuba-votacion-onu

  • Lima, L. “Protestas en Cuba: 3 claves para entender las manifestaciones en la isla, las más grandes en décadas”. (2021). BBC Mundo. Extraído de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57799956

  • Prada, P. “Bloqueo de EEUU contra Cuba: plan contra plan”. (2021). Télam. Extraído de: https://www.telam.com.ar/notas/202106/558999-cuba-bloqueo-estados-unidos.html

  • “¿Qué está pasando en Cuba? Las claves para entender las protestas contra el Gobierno”. (2021). El País. Extraído de: https://elpais.com/internacional/2021-07-12/protestas-en-cuba-seis-claves-para-entender-las-manifestaciones-contra-el-gobierno.html

  • Rodríguez, P. “Presentación del proyecto de Resolución: "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba". (2021) Nueva York, Estados Unidos. Extraído de: http://www.cubavsbloqueo.cu/es/node/146

  • Torres, Y. “Protestas en Cuba: lo que se sabe de los cortes de Internet”. (2021). Directorio Cubano. Extraído de: https://www.directoriocubano.info/panorama/protestas-en-cuba-lo-que-se-sabe-de-los-cortes-de-internet/

Valoramos la pluralidad de opiniones. Los artículos publicadas por el CENTRO DE POLÍTICA INTERNACIONAL no necesariamente representan las opiniones de todxs lxs miebrxs.

  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro