Política espacial y geopolítica ¿Dos caras de la misma moneda?

Por Pablo Pugliese, Miembro del Observatorio de Defensa y Seguridad



Fuente: fcw.com

El espacio es un ámbito de pugna política entre Estados y también un motor de desarrollo científico-técnico. En el último tiempo, se comenzó a observar una interdependencia cada vez más creciente entre el ámbito espacial y los servicios terrestres en sus distintas variantes.


Desde el inicio del último siglo, los servicios basados ​​en el espacio han tenido un importante desarrollo en actividades esenciales militares, servicios públicos, aviación y comunicaciones de emergencia, y han sido causa, en numerosas ocasiones, de conflictos geopolíticos.


Si bien las actividades espaciales ofrecen muchos beneficios para la vida en sociedad, también tienen riesgos potenciales y de seguridad que deben gestionarse.


Tradicionalmente, los sistemas espaciales y terrestres han estado en gran medida aislados entre sí, cada uno sirviendo a un conjunto diferente de usuarios y requisitos. Este paradigma ha cambiado en los últimos años, con sistemas cada vez más complejos y una mayor interconectividad entre las redes Tierra-Espacio.


La transformación digital y la adopción de grandes constelaciones de satélites dieron como resultado un crecimiento significativo en la cantidad y la complejidad de la infraestructura que respalda el control y el servicio en la Tierra, aumentando, a la vez, la superficie de ataque potencial.


La tecnología de comunicaciones espaciales transformó la vida de millones al permitir la conectividad en lugares a los que actualmente no se puede acceder mediante conexiones terrestres de banda ancha. El potencial de los servicios espaciales también dio lugar a una ola de participación privada en un entorno que antes se consideraba principalmente dominado por los gobiernos.



Los servicios basados ​​en el espacio son estratégicos, por lo que no son inmunes a los conflictos geopolíticos.


Así como los servicios espaciales son fundamentales para la vida moderna, también respaldan servicios esenciales de vital importancia para los Estados, como el ejército, los servicios públicos, la aviación y las comunicaciones de emergencia. Esto los hace particularmente atractivos, especialmente en momentos de agitación geopolítica, para ataques cibernéticos, cuyo impacto es impredecible.


Como señala el World Economic Forum (2022), se pudo observar que los ataques cibernéticos dirigidos a los satélites que prestan servicio en un país podrían interrumpir la infraestructura nacional crítica en otro. En febrero de 2022, cuando comenzó la invasión de Rusia a Ucrania, una gran cantidad de módems satelitales en Ucrania y en otras partes de Europa fueron objeto de un ataque cibernético y se desactivaron. Esto requirió que el operador global Viasat hiciera un restablecimiento completo de los mismos. En marzo de 2022, la empresa SpaceX envió miles de terminales de Internet satelital Starlink a Ucrania para brindar a los ciudadanos acceso a la comunicación.


Con la afluencia de nuevos participantes en el mercado, se ponen en órbita muchos más satélites, en particular con grandes constelaciones, de 100 o incluso miles de satélites. Al margen de las discusiones sobre la sostenibilidad espacial, la gran cantidad de satélites en tales redes obedece a que si un satélite se ve comprometido, se puede organizar una nueva ruta.



Mayor interdependencia entre los satélites y la tecnología en la Tierra


Los satélites desempeñan un papel fundamental en las comunicaciones en la Tierra y ya son una parte integral, aunque invisible, de las redes de comunicaciones y los sistemas que dependen de la información de posición y tiempo.


Se puede estar seguro de que en el futuro la resiliencia de los servicios críticos en la Tierra se entrelazará cada vez más con la resiliencia de los satélites en el espacio. Sin embargo, los operadores de satélites tienen experiencia en ciberseguridad: han sido expertos durante mucho tiempo en hardware y seguridad de redes y tienen experiencia en servir a sectores con estrictos requisitos de seguridad, como gobiernos, militares, petróleo y gas, transporte marítimo y finanzas. Además, los operadores de satélites utilizan cada vez más herramientas y productos de ciberseguridad para brindar mayor seguridad a clientes clave y para diferenciarse y crear una ventaja competitiva.



Los servicios basados ​​en el espacio pueden estar sujetos a más ciberataques


El conflicto en Ucrania demuestra que el espacio ha sido y seguirá siendo extremadamente relevante en tiempos de conflicto geopolítico. Como es probable que estas tendencias continúen, se verá que nuevos actores y amenazas apuntarán a los sistemas espaciales para impactar los servicios críticos habilitados por los satélites. En este contexto, ¿qué seguridad hay de que el creciente interés en los servicios basados ​​en el espacio no exponga a la sociedad a más vulnerabilidades cibernéticas? ¿Qué se puede hacer para garantizar que los desarrollos de nuevas tecnologías y servicios espaciales sean más seguros?


Las discusiones que se desarrollaron en el World Economic Forum’s Global Future Councils on Cybersecurity and Space, en abril de 2022, sugieren que los gobiernos, junto con aquellos que operan, usan y se benefician de las tecnologías dependientes del espacio, deben identificar los servicios espaciales críticos y deben priorizar garantizar su resiliencia cibernética de extremo a extremo.



Para una mejor ciberseguridad, las partes interesadas deben trabajar juntas


A esto se suma la complejidad que introducen las relaciones con terceros. A medida que las infraestructuras de servicios satelitales se vuelven más complejas y evolucionan hacia servicios completos de extremo a extremo, involucran a más partes interesadas que operan diferentes partes de la infraestructura. La cadena de suministro de hardware y software depende de múltiples componentes, lo que dificulta identificar la responsabilidad por la máxima seguridad y resiliencia de los servicios suministrados. ¿Dónde comienzan y terminan las funciones y responsabilidades de los fabricantes de hardware, desarrolladores de software, fabricantes de satélites, operadores y usuarios comerciales?


Otro aspecto son los marcos regulatorios que no pudieron seguir el ritmo de la evolución tecnológica. Este es un problema para la resiliencia cibernética en todos los sectores, no solo en el espacio. Los marcos regulatorios apropiados son parte de la solución, pero su desarrollo lleva tiempo, especialmente si se armonizarán internacionalmente. Es necesario actuar ahora.


A más largo plazo, se deben crear líneas claras de comunicación para respaldar el intercambio de información antes, durante y después de los incidentes cibernéticos para complementar el trabajo del Space ISAC (Space Information Sharing and Analysis Center) y mejorar la seguridad cibernética del espacio y de los servicios basados ​​en redes de satélites. Esto requerirá la colaboración entre gobiernos, fabricantes de satélites, operadores, desarrolladores de software y usuarios de servicios. Cada uno tiene un papel que desempeñar, incluido el intercambio de lecciones y experiencias de cada dominio. A medida que los sistemas terrestres y espaciales se integran cada vez más y las distinciones se desdibujan, se necesita un intercambio colaborativo e informado entre lo que tradicionalmente se ha visto como áreas separadas de gestión de ciberamenazas.


Cabe señalar que el crecimiento de la economía espacial, cuando se combina con el aumento de la militarización del espacio, podría provocar una escalada de las tensiones.


Dentro de la próxima década, la órbita terrestre baja podría albergar 100.000 satélites, lo que provocaría un aumento de los desechos orbitales. El impacto de incluso una pequeña pieza de basura espacial podría dañar seriamente un equipo en órbita y correr el riesgo de desencadenar un conflicto.


El conflicto entre Rusia y Ucrania es un claro recordatorio de lo rápido que pueden escalar los riesgos geopolíticos y tener un terrible impacto humanitario local, además de afectar a empresas e inversores de todo el mundo.


El dominio del ámbito espacial tendrá una influencia creciente en las relaciones interestatales en medio del clima de incertidumbre económica que comienza a vislumbrarse en el escenario internacional.






BIBLIOGRAFÍA


- World Economic Forum (2022). Will the battle for space happen on the ground? Recuperado de: https://www.weforum.org/agenda/2022/05/increased-cybersecurity-for-space-based-services/


  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro