Niños, niñas y adolescentes en zonas de conflicto armado

Por Denise Sanviti y Paula Cortes, Coordinadoras del Observatorio de Asuntos Humanitarios



Desde el Observatorio de Asuntos Humanitarios del Centro de Estudios de Politica Internacional, consideramos fundamental hacer una revisión del estado de situación en el que se encuentran niños, niñas y adolescentes que viven en zonas de conflicto armado. Bajo este criterio, analizaremos los resultados que surgieron a partir del Infome “Stop The War on Children, de la ONG internacional Save The Children.

Niños, niñas y adolescentes: los sujetos más vulnerados

Los resultados del informe Stop the War on Children, realizado por la ONG internacional Save The Children en el centenario de su fundación, reconoce una situción critica a nivel mundial para la efectiva protección y resguardo de los niños que viven en zonas de guerra. Esto se debe a que el fenomeno de la guerra a evolucionado: a ido en aumento, son más urbanos y duran mucho más tiempo. Por ende, la ejecución de las promesas hechas en las declaraciones, convenciones y estatutos propuestos durante el siglo XX, implica un desafío fundamental para la protección de los niños en situación de guerra en el siglo XXI, sobre todo, si tenemos en cuenta los datos obtenidos por la ONG en los últimos años:

- 420 millones de niños (1 de cada 5 en el mundo) viven actualmente en zonas de conflicto: son 30 millones más que el año anterior (2017).

- 142 millones de niños viven en zonas de guerra criticas.

- El número de niños viviendo en zonas de conflicto se da duplicado desde el fin de la Guerra Fría.

- El número de violaciones graves contra los derechos de los niños en zona de conflicto se ha triplicado desde el 2010.

- Cientos de miles de niños mueren cada año como resultado de los efectos indirectos de los conflictos armados.

Estos datos demuestran que los niños son los sujetos mas vulnerados en esta situación al estar en la primera línea del conflicto. Además, sufren de manera diferente que los adultos porque son psicológicamente mas vulnerables y, sobre todo, porque su desarrollo fisico, mental y psicosocial depende de las condiciones en las que vive, por ende, las consecuencias son más prolongadas.

Por su parte, Save the Children reconoce que los niños, niñas y adolescentes sufren el conflicto de tres maneras difrentes:

a) Son atacados deliberadamente,

b) Sufren como consecuencia directa de acción militar indiscriminada o desproporcionada,

c) Sufren en gran escala consecuencias indirectas del conflicto: desplazamiento forzado, caída de servicios públicos (agua, sanidad, salud), inseguridad, etc.

Así mismo, Save The Children cita la lista que realizó el Consejo de Seguridad de la ONU en la identificación de las graves violaciones contra los niños en situaciones de conflictos armados, las cuales son:

Matanza y mutilación de niños

Los casos han aumentado un 6% respecto del año 2016 al 2017. Los restos de municiones son una gran amenaza para los niños ya que los confunden con juguetes. Según el Monitor de Minas Terrestres, en 2017 los niños representaron el 4% de todas las víctimas civiles de minas y restos explosivos de guerra donde se conocía la edad de las víctimas.

Reclutamiento y uso de niños como soldados

Los casos crecieron un 3% desde 2016 al 2017. Los niños son reclutados en las filas de fuerzas armadas afiliadas a estados nacionales y por grupos armados no estatales, quienes los obligan a cometer actos violentos y algunos sufren graves consecuencias psicológicas a largo plazo.

Violencia sexual

Incluye violación, esclavitud, tráfico sexual, matrimonio forzado, embarazo, aborto y esterilización. En 2017, el Secretario General de la ONU documentó 954 casos verificados de violencia sexual contra niños en situaciones de conflicto, un 12% más que el año anterior.

Secuestro

En 2017, los casos verificados de secuestro de niños aumentaron un 62% respecto al 2016. Al ser secuestrados, los niños se enfrentan a nuevas violaciones graves, como reclutamiento, violencia sexual, asesinato y mutilación; y muchos nunca regresan a sus hogares.

Ataques a escuelas y hospitales

En 2017, hubo 1432 ataques verificados en escuelas, siendo uno de los peores años en la historia registrada de ataques a la educación. Además, hospitales, clínicas y todo tipo de instalaciones de salud son también un objetivo frecuente para uso militar y/o ataques.

Negación de acceso a ayuda humanitaria

En 2017, hubo más de 1500 casos verificados de negación de acceso a ayuda humanitaria, un 50% más que el año anterior (año récord). Así mismo, la investigación de Save The Children demostró que 4.5 millones de niños en 2018 estaban en riesgo de morir de hambre. Estas violaciones son denominadas crimenes de hambre, enfatizando que las personas no estan pasivamente muertas de hambre sino que estan siendo muertas de hambre.

Para reastrear estas violaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU creó el Mecanismo de Supervision y Presentación de Informes (MRM, por sus siglas en ingles) en el 2005. Dicho mecanismo, se supervisa tanto a nivel local y nacional, asi como también a nivel regional e internacional. Lo importante es que proporciona una base de pruebas sobre los autores de los crimenes y ayuda a los actores en el terreno a defender y planificar medidas adecuadas de protección y respuesta. Este mecanismo es más fuerte cuando el Secretario General de la ONU y Estados miembros asignan recursos suficientes en términos de presupuesto y personal.

Actualmente, los 10 peores países bajo conflicto para los niños son: Afghanistan, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Irak, Mali, Nigeria, Somalia, Sudán del Sur, Siria y Yemen. Para llegar a esta conclusión, Save The Children utilizó la tecnica de investigación de The Lancet para lograr estimar la cantidad de víctimas, ya que no hay manera de conocer de forma exacta los impactos de los conflictos armados en niños. Dicho estudio, combina datos de supervivencia infantil con datos sobre intensidad, escala y ubicación del conflicto. Como resultado de la investigación, las muertes registradas se debieron a impactos indirectos: destrucción de los medios de subsistencia, de saneamiento y los sistemas alimentarios, de las cadenas de suministros medicos y del acceso de servicios básicos. Así mismo, el número de niños directamente afectados por los casos verificados de violaciones graves en 2017 fue el más alto jamás registrado: 25 mil victimas totales.

De todas formas, tanto las consecuencias indirectas así como las directas son parte de un mismo continuum de daños cometidos contra los niños, aunque las consecuencias indirectas afectan y matan a mucho más niños en situación de conflicto, quitandoles la posibilidad de un futuro mejor. Estas son:

Desnutrición, enfermedades y falta de asistencia sanitaria

Es la causa mayor de la muerte de niños en conflicto. Tienen efectos perjudiciales sobre el crecimiento, el funcionamiento de los sistemas inmunes y metabólicos y el desarrollo cognitivo. Por su parte, la malnutrición no mata a los niños de forma directa, sino que sus efectos pueden durar toda la vida. Por otro lado, las enfermedades que provocan mortalidad infantil se pueden prevenir y tratar en gran medida, pero cobran más vidas porque la atención medica y el acceso a alimentos que podrían salvarlos estan fuera de su alcance.

Muerte y lesiones graves

Las heridas traumáticas son más altas en niños que en adultos y, sobre todo, los tratamientos que existen para tratar a los adultos no logran ser aplicados en los niños.

Daños a largo plazo en la salud mental

La exposición al conflicto, la violencia y la inseguridad pueden tener importantes efectos psicológicos en los niños. A menos que se proporcione el apoyo adecuado, su angustia puede durar mucho más allá del final del conflicto.

Pérdida de la educación

Para Save the Children, la educación es tanto un derecho básico como una respuesta humanitaria que salva vidas. Por ello, para un niño en conflicto, la escuela proporciona tanto acceso a un espacio seguro para aprender y da sentido de normalidad. Además, las escuelas cumplen una función de protección y de resguardando a los niños frente a los riesgos de su entorno. Sin embargo, durante el conflicto, los actores armados atacan las escuelas para utilizarlas como cuartes, tiendas, refugios, salas de interrogatorios y detenciones, rompiendo con la función social de la escuela.

Violencia sexual y de género contra los niños y niñas

Sus efectos tiene impactos a corto y largo plazo. Las niñas son atacadas y afectadas de manera desproporcionada y las consecuencias para la salud incluyen lesiones fisicas graves: fístulas traumáticas, infecciones de transmisión sexual, embarazos forzosos y no deseados, lo que puede provocar abortos inseguros o un mayor riesgo de mortalidad o morbilidad materna. Ademas, el impacto psicológico de la violencia sexual en los niños es profundo y se ve agravado por el rechazo de la familia y la estigmatización de la comunidad.

Matrimonio infantil

El matrimonio infantil se utiliza para facilitar la migración de los paises afectados por conflictos y de los campamentos de refugiados. También los grupos armados han utilizado el matrimonio forzado de niños o la esclavitud sexual como arma de guerra. Además, existen familias que arreglan matrimonios para las niñas, creyendo que el matrimonio protegerá a sus hijas y aliviará las cargas financieras de la familia.

Violaciones de los derechos de los niños presuntamente asociados con fuerzas y grupos armados

Los niños adolescentes mayores de 10 años son los más vulnerables a ser reclutados por las fuerzas y grupos armados. Por ello, los niños que son acusados de estar asociados con fuerzas armadas o grupos armados deben ser considerados principalmente como víctimas y no solo como perpetradores. Además, deben ser tratados de acuerdo con el derecho internacional dentro de un marco de justicia restaurativa y rehabiliación social, buscando métodos alternativos de detención porque esta siempre es dañina y nunca en interés de los niños.

Ahora bien, Save The Children reconoce que la mera existencia de un conflicto armado no es suficiente para explicar la prevalencia de violaciones contra los niños en dicha situación. Tampoco existe un déficit de derechos identificados para los niños, de hecho, existe un amplio marco legal y normativo para proteger los derechos de los niños en conflicto; por ejemplo: las Convenciones de Genovia (1949), el Estatuo de Roma (1998), la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar de los Niños (1990) y la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas (UNCRC, por sus siglas en ingles) de 1989. Sin embargo, este marco legal no se mantiene, de hecho, la ratificación universal de la UNCRC aún no se ha traducido en un reconocimiento universal de los niños como titulares de derechos. Por ello, Save The Children (y aquí radica el principal argumento del informe) percibe una crisis de cumplimiento de derechos, donde los grupos armados, estatales o no, cometen violaciones graves contra los niños atentando contra sus derechos frente a la indiferencia internacional. A su vez, la organización indentifica tres dimensiones de la crisis:

a) Estados y actores armados no estatales no cumplen con los estandares normativos, ni en su propia conducta ni tampoco instan a otros para que lo hagan. Teniendo en cuenta el art.1 de los cuatro Convenios de Ginebra, requiere que los signatarios respeten los convenios asi como también “garantizar el respeto” de estos. Este es un principio que deja en evidencia la actitud de varios estados que hacen la vista gorda frente a las violaciones cometidas intencionalmente por otros estados o por actores no estatales permitiendo, indirectamente, dichas violaciones.

b) Los gobiernos estan tomando poca acción para hacer que los autores de las violaciones rindan cuentas por sus delitos, la mayoría de los perpetradores de los delitos no enfrentan ninguna consecuencia politica, economica o legal real por su comportamiento. Si bien la arquitectura internacional actual para la rendición de cuentas se basa en valores humanos esenciales no existe suficiente voluntad politica en la protección de los niños.

c) No se esta invirtiendo los suficiente en acciones prácticas en el terreno para proteger a los niños en conflicto y para apoyar su recuperación, las intervenciones cruciales que protegerían a los niños en conflictos armados no cuentan con fondos suficiente ni tienen una prioridad en la agenda internacional.

En base a esto, Save The Children sostiene que un mundo en el que existe una aparante impunidad frente a la violencia contra los niños, no es un mundo seguro para nadie. Por ende, la responsabilidad de la comunidad internacional es clave, al igual que su postura frente a las partes en conflicto. Para Save The Children, es crucial que exista una voluntad politica capaz de actuar y financiar la protección de los niños. Por ello, la organización transforma dichas dimensiones en tres imperativos para la acción que deben tener encuenta los lideres mundiales, estableciendo así la base de un plan de acción internacional para proteger a los niños en conflicto:

· Mantener las normas de conducta durante los conflictos,

· Hacer rendir cuentas a los autores de crimenes,

· Tomar medidas practicas para proteger a los niños y apoyar su recuparación.

En conjunto, estos tres imperativos pueden formar la base de un enfoque internacional para poner fin a las violaciones contra los niños en los conflictos armados. Si todos los actores avanzaran un paso por cada una de estas instancias, los niños que viven en las zonas de conflicto estarían mejor protegidos. Por ello, Save The Children mira como una oportunidad única el 74.° período de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2019 para que los gobiernos vuelvan a comprometerse a proteger a los niños en conflictos a través de compromisos especificos de acción.

Para completar este marco de acción propuesto por Save The Children, la organización plantea que para superar las limitaciones existentes es necesario ampliar aspectos esenciales en múltiples areas que involucran la protección de los niños en conflictos armados y agrega en cada una ellas iniciativas inspiradoras que han logrado mejorar la situacion de las víctimas, de forma tal que sirvan de ejemplo, aunque bien reconoce que ninguna de ellas por si misma es una panacea para las amenazas que enfrentan los niños; estas medidas son:

*Ampliar los instrumentos juridicos en areas de proteccion de los niños frente al reclutamiento forzado y que se enfaticen y efectivicen los ya existentes, por ejemplo, el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participacion de niños en conflictos armados en el año 2000 fue el primer tratado internacional del mundo centrado exclusivamente en poner fin a la explotacion militar; y los Principios y Directrices de París sobre los niños asociados con las fuerzas armadas o los grupos armados (Principios de París) y los Compromisos de París establecen la protección de los niños frente al reclutamiento o uso ilegal por parte de las fuerzas armadas o grupos armados.

*Estimular el compromiso de los grupos armados no estatales para poner fin a las violaciones graves cometidas contra los niños, ya que tres cuartas partes de dichas violaciones son perpetradas por grupos armados no estatales según el informe del Secretario General de la ONU sobre los niños y los conflictos armados. En relación a ello, la Escritura de Compromiso para la Protección de los niños del Geneva Call (ONG centrada en mejorar el cumplimiento y el comportamiento de los grupos armados) es un mecanismo para que actores armados no estatales se comprometen con las normas internacionales. Así mismo, sus firmantes se comprometen a: prohibición total del uso de niños en hostilidades, garantizar que no sean reclutados en sus fuerzas y proporcionar areas seguras para los niños. Como resultado, contrariamente a la opinión generalizada, ciertos actores armados no estatales han demostrado estar dispuestos a aceptar la supervisión externa y cooperar en el cumplimiento de los objetivos propuestos.

*Debe existir un esfuerzo efectivo de la comunidad internacional en prohibir las minas terrestres y las municiones en racimo y frenar su uso. Algunos esfuerzos para avanzar en esta area son: la Conveción de prohibición de Minas Antipersonal y Conveción sobre Municiones en Racimo, son normas de desarme huminaitario para prevenir y reducir los daños causados por armas indiscriminadas al prohibir su uso, almacenamiento, produccion y transferencia de las mismas; y el Tratado de Comercio de Armas, representa un progreso significativo como el primer acuerdo internacional legalmente vinculante que establece estandares en regulación de comercio de armas y cuyo proposito humanitario fundamental es reducir el sufrimiento humano.

*Es necesario que exista un registro de victimas para que las violaciones contra los niños se reconozcan adecuadamente para a) especificar claramente las causas del daño, b) ayudar en la prevención y mitigación de victimas y c) responsabilizar a los autores de los delitos. Esta necesidad radica en la falta actual de recursos para el registro de victimas y eso significa que no se dispone de datos adecuados para identificar a los perpetradores y abordar las causas de los daños a niños en conflicto.

*Debe existir un sistema efectivo de rendicion de cuentas, tanto a nivel local/nacional, asi como tambien deben actuar mecanismos internacionales y regionales. La impunidad generalizada que gozan los perpetrados de violaciones graves contra los niños, esta intimamente relacionada con la crisis de cumplimiento. Por ende, la rendición de cuentas (accountability) es el area donde mas trabajo hay que hacer para cerrar la brecha entre los compromisos normativos y la realidad. Existen iniciativas sobre sanciones finacieras para promover el cumplimento del derecho internacional, como por ejemplo la Ley de Responsabilidad de los Derechos Humanos de Global Magnitsky de los Estados Unidos, que autoriza al gobierno estadounidense a sancionar a los infractores de derechos humanos, congelar sus activos y prohibirles la entrada al territorio. Así mismo, la ley es la base de los esfuerzos actuales para establecer innovaciones en esta area.

*Fortalecer y constituir mecanismos penales internacionales para avanzar hacia la justicia para los niños, esta opción esta relacionada para desarrollar el item anterior. Algunos ejemplos de los esfuerzos son: el Tribunal Penal Internacional en la ex Yugoslavia (1993-2017), la cual brindó a las victimas la oportunidad de expresar los horrores que habían experimentado y la Corte Penal Internacional (2002), reconoció que el “reclutamiento o alistamiento de niños menos de 15 años y el uso de ellos para participar activamente en las hostilidades" como un crimen de guerra.

A estas medidas, Save The Children agrega una serie de acciones que deben ser establecidas para proteger a los niños en el territorio y para apoyar su recuperación, que sirven como respuesta a las violaciones graves y consecuencias indirectas que los niños padecen en los conflictos armados, estas son:

Protección humanitaria

Para mantener a los niños seguros en el conflicto, los actores humanitarios deben trabajar para prevenir y responder en la protección infantil a través de intervenciones directas con cada niño y en el fortalecimiento de la capacidad de los actores nacionales para implementar sistemas de apoyo social efectivos. Asi mismo, la programación de protección infantil permite salvar vidas al prevenir y responder a amenazas posibles y ayuda a reducir los impactos negativos a largo plazo en el desarrollo infantil durante los conflictos. Sin embargo, el trabajo de protección infantil es complejo y requiere muchos recursos y al ser un sector relativamente nuevo, carece de grados de profesionalización. Algunos esfuerzos en esta area son las Normas Miniminas para la Protección de la Infancia en la Accion Humanitaria que establecen los estandares de practica para el sector, creando así una estrategia de localización basada en el principio de que la acción humanitaria debe ser lo más local posible y tan internacional como sea necesaria.

Salud mental y apoyo psicosocial

Esto es clave para garantizar un futuro prospero para los niños.  Una de las iniciativas más importantes son las directrices del Comité Permanente entre Organismos para el MHPSS (Red de Salud Mental y Apoyo Psicosocial) en emergencias que especifica la necesidad de un sistema de apoyo multinivel para los sistemas sociales y de salud con cuatro vías clave para abordar las necesidades del MHPSS de los niños y jóvenes afectados por conflictos:

1. Programación y coordinación multisectorial en todas las capas y más allá del sector de protección infantil.

2. Involucrar a los jóvenes no como beneficiarios sino como participantes en sus propias vidas.

3. Apoyar el bienestar de los cuidadores y las necesidades de MHPSS y no solo sus conocimientos de crianza.

4. Fortalecimiento de la capacidad nacional.

Coordinación civil-militar y formación

Dado el grave impacto que tiene el conflicto armado en los niños, la coordinación entre los actores militares y civiles es un medio importante para reducir los riesgos que enfrentan los niños. Para Save the Children, el enfoque clave es facilitar la inclusión de los derechos de los niños y los enfoques de protección infantil dentro de los marcos operativos de los militares, la policía y otros grupos relevantes.

Nombrar un embajador para los niños y los conflictos armados: hacer de los niños una prioridad

En 2017, Suecia nombró un embajador específicamente para los niños y los conflictos armados, actuando como un punto focal en todos los departamentos gubernamentales para asegurar un enfoque constante y una inversión en la protección de los niños en conflicto. La ONG insta a otros gobiernos a seguir la iniciativa de Suecia.