top of page

El Vínculo Emergente: Explorando las Relaciones entre China y América Latina

Por Diego Luzzi, Miembro del Observatorio de Política Internacional.



Fuente: Deutschlandfunk - Picture Alliance/dpa/Jens Büttner


Las relaciones entre China y América Latina han crecido rápidamente en los últimos años. En 2000, el comercio entre las dos regiones era de solo 12 mil millones de dólares. En 2021, ese número había aumentado a más de 451 mil millones de dólares, lo que convierte a China en uno de los socios comerciales más importante de América Latina(1). El salto cuantitativo de esta relación se da luego del ingreso en el 2011 de China a la OMC, cuando pasa a ser considera una economía plena de libre mercado y expande sus posibilidades comerciales con el resto del mundo, coronando así el proceso de “Reforma y Apertura” comenzado por Deng Xiaoping en los años setenta.

El fortalecimiento de las relaciones entre China y América Latina se origina en diversos factores, pero es el creciente poder económico de China lo que parece impulsar un cambio significativo en las relaciones. El país asiático, por su propio crecimiento económico, incrementa su demanda por materias primas y recursos naturales, algo de lo que nuestra región es pródiga, buscando aumentar así sus inversiones en empresas para la obtención de estos recursos, así como inversiones en infraestructura para asegurar la posibilidad de exportarlos. Esto lleva al estrechamiento de las relaciones políticas y la creciente cooperación China-América Latina en temas como la educación, la salud y el medio ambiente.

La relación entre China y América Latina tiene el potencial de beneficiar a ambas partes de una serie de maneras. Para China, la relación con América Latina ofrece acceso a materias primas, nuevos mercados para sus productos así como una valiosa oportunidad para exportar su capacidad industrial excedente, tras haber alcanzado niveles significativos de desarrollo interno. Para América Latina, la relación con China ofrece acceso a inversiones, tecnología y mercados para sus productos, además de tener el potencial de promover la cooperación en temas como la educación, la salud y el medio ambiente. Pero aún más, para China y para amplios sectores de la política latinoamericana, China puede servir como un contrapeso a la supremacía de Estados Unidos en el hemisferio.

En la última década, China ha realizado inversiones significativas en proyectos de infraestructura en diversos países de América Latina, Asia y África, como parte de la Nueva Ruta de la Seda. Estos proyectos incluyen la construcción de carreteras, líneas de tren y puertos, lo que ha llevado a un aumento notable en la influencia de China en más de 140 naciones e inversiones que van desde los US$890.000 millones hasta los US$1 billones en los últimos diez años(2), inyectando dinamismo a la economía global en momentos de mucha incertidumbre y retroceso. En nuestra región, desde la entrada en 2017 de Panamá, 21 países de Latinoamérica y el Caribe ya han ingresado a la Iniciativa, siendo los últimos Argentina en 2022 y Nicaragua en 2023.

Ante eso, las potencias occidentales han propuesto sus propios proyectos para contrarrestar a China y atraer a los países aliados. La administración Biden propuso el Build Back Better, como contraparte internacional de su proyecto doméstico y Europa el Global Gateway. Estos proyectos buscan reducir la brecha de inversión global en infraestructura entre países ricos y en vías de desarrollo. Sin embargo, por el momento los proyectos de inversión e infraestructura dentro de estas iniciativas se mantienen como promesas y no se han concretado.

La relación sino-latinoamericana también enfrenta una serie de retos. Uno de estos desafíos radica en la disparidad de tamaño y poder económico entre China y los países de América Latina. China ostenta una economía considerablemente más grande que cualquier país latinoamericano, lo que puede dar lugar a una relación asimétrica. La creciente influencia de China en la región ha suscitado reacciones variadas. Algunos han interpretado esta relación como una oportunidad para su desarrollo económico, mientras que otros han manifestado preocupación por los posibles efectos de la inversión china en la estructura productiva de los países receptores, asociándose con la posible recreación de patrones centro-periferia, en vista de la disparidad en tamaño y desarrollo entre los actores involucrados, donde desde el país más desarrollado se exportan bienes de capital a los subdesarrollados, que a su vez exportan materias primas y mano de obra barata, conduciendo a una situación de dependencia y dificultades para salir de la pobreza.

Según RedALC, para el año 2022, la inversión extranjera directa china en LAC alcanzó los 12,024 millones de dólares (3). El análisis de la tendencia histórica de IED e inversiones en infraestructura en años recientes nos muestra que se ha diversificado el área productiva donde se dirigen esas inversiones y el desagregado de esas áreas, hacia una mayor diversidad de sectores y actores que la integran. Aunque históricamente el sector donde hay mayores inversiones ha sido en energía fósil, se ha ampliado recientemente hacia energías renovables, a la par que ha crecido el sector de inversiones en transporte, con puertos, aeropuertos y carreteras, en sintonía con la Franja y la Ruta. Aunque el sector recursos primarios fue grande, han crecido significativamente el sector manufacturero y de servicios. También se evidencia una mayor participación de empresas privadas chinas o con participación público-privada y no exclusivamente estatales, que podrían tener condicionamientos políticos.Aún así, es cierto que la compra de tecnología desde el sector latinoamericano y las exportaciones con mayor valor agregado siguen siendo bajas.(4)

En el corto plazo, China se ha convertido en un salvavidas para Argentina. Es el principal socio comercial del país junto con Brasil y el segundo destino de sus exportaciones. El volumen de intercambio comercial asciende a 20.000 millones de dólares, lo que representa el 4,1% del PBI argentino. Aunque el comercio es favorable a China, el país sudamericano también se beneficia de acuerdos financieros con China. Desde el año 2009, Argentina ha recibido inversiones directas de China por 15.000 millones de dólares y préstamos bilaterales por 17.000 millones de dólares. Estas inversiones chinas se han proyectado en varios sectores, como ferrocarriles, energía nuclear, hidráulica, energía renovable, minas de cobre, litio, hierro y productos agropecuarios (5). En materia de cooperación científica, se destaca el reciente proyecto de instalación de Radiotelescopio Chino-Argentino (CART) de exploración del espacio profundo, en San Juan. (6)

Por otro lado, existe una problemática dada por la influencia de Estados Unidos sobre la región y su intento por contrarrestar la influencia china. Washington teme, como con las centrales espaciales y las telecomunicaciones en 5G, potenciales amenazas a la Seguridad Nacional y regional, pero principalmente teme una pérdida de su zona de influencia cercana, como siempre ha sido la región de Latinoamérica.


China ha incrementado sus inversiones en Argentina en los últimos años, particularmente en el sector energético. Esta inversión ha ayudado a dinamizar la economía argentina en el corto plazo y genera altas expectativas por estas inversiones, más aún en momentos donde el mundo necesita energía por los conflictos con Rusia y la Guerra en Ucrania, el menor comercio del petróleo de medio oriente y otros. Los proyectos de inversiones en centrales nucleares argentinas con capital chino, como Atucha III son ejemplo de esto.(7) Asimismo, el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, dictó un decreto por el cual autoriza la construcción de un puerto multipropósito por parte de una empresa china, mediante una inversión de 1250 millones de dólares, a lo que más tarde se sumó la firma de un MoU que contemplaría la construcción de una central eléctrica y una planta de productos químicos. Esto fue promocionado como una oportunidad para exportar productos agropecuarios de alto valor agregado, pero también fue percibido por Washington como una base logística estratégica debido a su proximidad al Atlántico Sur y la Antártida.(7)

Otro tema crítico en debate es la participación china en el proyecto de dragado de la "hidrovía" en los ríos Paraná y Paraguay, que es estratégica para el 80% de las exportaciones argentinas, donde China busca que se adapte a sus cargueros, algo que preocupa a los Estados Unidos.

En el ámbito financiero, actualmente, Argentina adeuda a China unos 18.500 millones de dólares, equivalente al 40% de las reservas de divisas del país, debido a un acuerdo de permuta ("swap") de divisas con China desde 2009. Además, recientemente se ha anunciado la renovación por tres años del swap de monedas con China. Este acuerdo ha sido una importante fuente de financiamiento exterior para el gobierno argentino.(8) Y ha cobrado renovada importancia recientemente al haberse ofrecido por China esos fondos del SWAP para servir como pago ante la deuda del FMI, siendo que entonces China se pondría en el lugar de prestamista de última instancia a futuro, desplazando de ese rol al mismo FMI. Desde el lado chino, esto fomentaría el rol de China de erosionar, sin atacar directamente, la influencia de Estados Unidos en la banca internacional. Aunque China ocupa un rol importante dentro de los aportantes al FMI, también su participación en bancos como el AIIB, el Nuevo Banco de Desarrollo y el Banco de los BRICS, más favorables a países subdesarrollados, le permiten competir con occidente por el liderazgo en los organismos financieros internacionales, valiéndose de instrumentos como el cofinanciamiento con BMDs tradicionales, el financiamiento de bancos nacionales y subregionales de desarrollo o la utilización de moneda local o préstamos en Renminbi.(10)

Se ha señalado también que China funciona como una fuerza centrípeta a la integración regional. Mercosur ha enfrentado dificultades para lograr sus objetivos de establecer un mercado común en Sudamérica. Los intereses políticamente poderosos de las industrias, bajo esquemas proteccionistas, de Brasil y Argentina han obstaculizado sus intentos de promover el comercio, obteniendo numerosas exenciones que favorecen a sus industrias y evitan la competencia dentro del bloque. Mientras Mercosur funciona como un colectivo para establecer aranceles con el resto del mundo, países más pequeños y orientados a exportaciones de productos primarios como Uruguay, han buscado un acuerdo independiente con China, lo que ha generado tensiones y violado la unidad del grupo. El Tratado de Libre Comercio con China permitiría a Uruguay abrir sus mercados a los productos manufacturados chinos a cambio de menores aranceles a la carne que se exporta a China, lo que podría afectar a los productores de carne en Brasil y Argentina.(11) En general, Mercosur enfrenta desafíos en su búsqueda de integración y cooperación económica en la región. Aún más, estos mismos intereses industriales en los países más grandes, tanto empresarios como sindicatos, pueden estar en contra de abrir exportaciones a las manufacturas chinas, que se presentan más baratas y en mayor volúmen.

A pesar de los retos, la relación entre China y América Latina tiene el potencial de ser una relación mutuamente beneficiosa. Se espera que esta relación continúe creciendo en los próximos años, con beneficios potenciales para ambas partes. Ciertamente China y sus proyectos de inversión ofrecen grandes oportunidades para el crecimiento. Pero los países latinoamericanos se ven obligados a evaluar primero las líneas rojas que Washington parecería no permitirles cruzar, como aquellas que solo buscan no perder su influencia en la zona frente a China. Por otro lado, más allá de las posibles ganancias, se deberían evaluar caso por caso los potenciales beneficios para los países y llegar a negociaciones con mayor respaldo, en especial si se intenta negociar como bloque regional.

Citas bibliográficas

3. Red Académica de América Latina y el Caribe sobre China y Monitor de la OFDI en América Latina y el Caribe. 2023. https://www.redalc-china.org/monitor/

4.https://www.redalc-china.org/monitor/images/pdfs/menuprincipal/DusselPeters_Monitor_Infraestructura_2023_ESP.pdf

7.https://www.lanacion.com.ar/politica/genera-alarma-un-acuerdo-del-gobernador-de-tierra-del-fuego-con-una-empresa-china-nid08062023/?outputType=amp

8.https://www.lapoliticaonline.com/energia/massa-apuesta-a-destrabar-en-china-mas-de-900-millones-de-dolares-para-las-represas/

9.https://www.lanacion.com.ar/opinion/china-se-asienta-en-la-argentina-el-corto-plazo-no-siempre-es-buen-aliado-nid28062023/?outputType=amp

10.Molinari, A., Patrucchi, L., & Flores, C. (2022). ¿Qué financian los nuevos bancos de desarrollo?. Documentos De Trabajo Del Instituto Interdisciplinario De Economía Política, (67), 22. Recuperado a partir de https://ojs.econ.uba.ar/index.php/DT-IIEP/article/view/2514

11.https://www.nytimes.com/es/2023/07/17/espanol/uruguay-china-libre-comercio.html

Bibliografía

Caballero, N. (2023, August 3). Barreal: llegarán las primeras partes del Radiotelescopio Chino-Argentino (CART). Tiempo de San Juan. https://www.tiempodesanjuan.com/san-juan/barreal-llegaran-las-primeras-partes-del-radiotelescopio-chino-argentino-cart-n355254

Fidanza, I., & Kirchner, M. (2023, May 29). Massa apuesta a destrabar en China más de 900 millones de dólares para las represas. La Política Online. https://www.lapoliticaonline.com/energia/massa-apuesta-a-destrabar-en-china-mas-de-900-millones-de-dolares-para-las-represas/


Gallas, D. (2023, July 18). China y Rusia en América Latina: la inversión de miles de millones de dólares con la que la Unión Europea quiere combatir su influencia en la región. Retrieved August 9, 2023, from https://www.bbc.com/mundo/articles/c06egkdg265o


Goodman, P. S. (2023, July 17). Uruguay miró hacia China y aprendió una lección sobre los riesgos del comercio. The New York Times. https://www.nytimes.com/es/2023/07/17/espanol/uruguay-china-libre-comercio.html


Hurtado, J. (2022, February 19). Comercio entre América Latina y China crece sin precedentes, expertos piden "cautela" - Economía. Retrieved August 9, 2023, from https://www.france24.com/es/programas/econom%C3%ADa/20220219-china-america-latina-comercio-economia


Mariano, D. V. (2023, June 8). Genera alarma un acuerdo del gobernador de Tierra del Fuego con una empresa china. La Nación. https://www.lanacion.com.ar/politica/genera-alarma-un-acuerdo-del-gobernador-de-tierra-del-fuego-con-una-empresa-china-nid08062023/?outputType=amp


Molinari, A., & Flores, C. (2022). ¿Qué financian los nuevos bancos de desarrollo? Documentos De Trabajo Del Instituto Interdisciplinario De Economía Política, 67(22). https://ojs.econ.uba.ar/index.php/DT-IIEP/article/view/2514


Pellet, R. (2023, June 17). Con estaciones espaciales y puertos, China extiende su presencia en América Latina y enciende las alarmas. La Nación. https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/con-estaciones-espaciales-y-puertos-china-extiende-su-presencia-en-america-latina-y-enciende-las-nid17062023/?outputType=amp


Puig, E. (2023, June 28). China se asienta en la Argentina: el corto plazo no siempre es buen aliado.La Nación. https://www.lanacion.com.ar/opinion/china-se-asienta-en-la-argentina-el-corto-plazo-no-siempre-es-buen-aliado-nid28062023/?outputType=amp


Red Académica de América Latina y el Caribe sobre China y Monitor de la OFDI en América Latina y el Caribe. 2023. (2023). https://www.redalc-china.org/monitor/


Σχόλια


  • Instagram - Negro Círculo
  • YouTube - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • Spotify - Círculo Negro
bottom of page